Skip to content
Por Tu Matrimonio

La Responsabilidad de los Esposos en la Planificación Natural Familiar

Cuando se piensa en la Importancia de la Planificación Familiar Natural (NFP por sus siglas en Inglés) no cabe duda que los beneficios que una pareja alcanza son innumerables: Programar o posponer un embarazo con un alto índice de efectividad, ayudar al hombre y a la mujer a sumir conjuntamente la responsabilidad de su fertilidad, respetar las leyes biológicas de la reproducción, aumentar el autoconocimiento de su cuerpo, fomentar la capacidad del autocontrol y la aplicabilidad en todas las circunstancias y condiciones socioculturales.
 
Para lograr los beneficios anteriormente mencionados, se necesita que la pareja tenga  disponibilidad y  adquieran una disciplina constante, sin desfallecer, de tal manera que puedan adquirir el objetivo trazado. Mucha atención! dije la pareja, hasta el momento no he utilizado la palabra  mujer, sabiendo que gran parte del éxito se deba a ciertas acciones que ella deba de realizar (tomarse la temperatura a la hora señalada, observar y palpar la mucosidad cervical en ciertos días, alimentarse bien, entre otros). En ocasiones la PFN no alcanza los resultados que se esperan, por la sencilla razón que  algunos esposos dejan toda la tarea a su cónyuge, sin asumir responsabilidades directas o indirectas en el mismo. El propósito de este escrito es presentar ocho ideas que nosotros como hombres podríamos asumir a la hora de tomar como proyecto de vida desde la pareja la PFN.
 
1. Seleccionar en pareja un Método Natural de Planificación Familiar.
Los Métodos Naturales de Planificación Familiar se basan en el conocimiento científico de la fertilidad y en la decisión de la pareja de donarse en una relación sexual con la posibilidad o no de embarazarse respetando las leyes naturales de fertilidad e infertilidad, utilizando algunos de los siguientes métodos: Calendario, Temperatura, Billings o Sintotérmico. Posiblemente tu  parroquia cuenta con una pareja encargada de los cursos prematrimoniales   o  en la Diócesis existe una oficina llamada Vida Familiar que te pueden iluminar mucho mejor sobre la selección del Método Natural (mayor información vea el siguiente enlace: Planificación familiar naturalCatholic.net
 
2. Asumir la responsabilidad de aprenderlo.
Una vez que se haya elegido el Método Natural, se debe asumir la responsabilidad de aprenderlo en su totalidad; para ello, es necesario que el esposo sea el primero en  asumir y motivar a realizar ciertos sacrificios como es el de establecer un tiempo determinado todos los días para leer y entender gráficos, realizar las tareas programadas,  pedir asesoría a una pareja instructora o a la persona que la Fundación avalada por la Iglesia Católica te haya asignado. 
3. Conocer el ciclo menstrual de su pareja.
Cuando el hombre se familiariza con el ciclo menstrual de su esposa (dolores fuertes e hinchazón en el bajo vientre, aumento de la secreción vaginal, sentimientos de tristeza y melancolía, sensibilidad, aumento de la grasa en la piel y en el cabello, etc.) Se crea entre ellos un nivel de comprensión mucho más fuerte ya que el esposo entenderá por qué  ciertos días, el estado de ánimo de su pareja varía.
4. Apoyarla.
Cuando usted experimente estos cambios en su esposa, es cuando más la debe de apoyar siendo comprensivo, detallista, paciente y amoroso con ella. No busque confrontaciones si en ciertos momentos  ella te responde en un tono de voz alto, demuéstrele su amor  expresándole lo mucho que usted la ama.
5. Dialogar.
Una de las ventajas que trae los Métodos Naturales es que incentiva el diálogo en la pareja; por ello, es muy importante que el esposo siempre sea el que tome la iniciativa en preguntarle a su pareja los cambios que está experimentando hoy, socializar lo aprendido en el Método Natural y platicar sobre ciertas actividades que pueden realizar juntos.
6. Abstinencia.
Después de que el hombre se familiarice con el ciclo menstrual de su pareja, una de las claves para que cualquier Método Natural sea efectivo es asumir como estilo de vida la abstinencia sexual  de acuerdo al propósito que estén buscando con su pareja (posponer un embarazo, espaciar los hijos, respetar el estado de ánimo de tu pareja, etc.). En ocasiones algunos esposos piensan que la mujer siempre debe de estar dispuesta para la intimidad; esta ignorancia o machismo promulgado por estos hombres y aceptado con resignación  por algunas mujeres ha llevado a entender el acto sexual como algo funcional y no como la bella posibilidad de la procreación desde el plan de Dios.  
7. Alimentarse de manera saludable.
Una buena alimentación no se caracteriza por la cantidad de comida, sino por la calidad que tú eliges a la hora de alimentarte; por ello, esfuércese en comer de manera saludable (ensaladas, frutas), regule la grasa que consume en sus platos típicos. Di qué comes y te diré como estas de salud.
8. Hacer ejercicio.
Tome el hábito de salir a caminar con su pareja, inscríbase a un gimnasio, deje a un lado el sofá donde siempre se sienta para ver la misma programación hispana (que en ocasiones no sirve para nada) y disfrute de lo bello que hay afuera. Su corazón y su sistema de circulación se lo agradecerán.

Señores, no será fácil, puesto que adoptar nuevos hábitos requerirá de  tiempo, paciencia y sacrificio. 

Recuerden que no existen cosas imposibles, sino hombres incapaces.

Para mayor información sobre el Programa de Educación Sexual Integral para padres de Familia, visite: www.iglesiasdomesticas.com