Category Archives: Blog

Adviento en familia

La temporada de Adviento es un tiempo de preparación que dirige nuestros corazones y mentes a la segunda venida de Cristo al final de los tiempos y al aniversario del nacimiento de Nuestro Señor en Navidad. Los animamos a utilizar los recursos a continuación para celebrar el Adviento en familia:

Decisiones médicas importantes cuando se acerca el final de nuestros días

Por Silvio Cuellar

Recientemente, pasé por situaciones en las que mi padre y mi suegra estuvieron al borde de la muerte en hospitales. Esas situaciones nos llevan a pensar en decisiones médicas sobre qué es lo que está permitido de acuerdo a nuestra fe cuando nuestra vida está en peligro de apagarse y las opciones de lo que podemos decidir éticamente de acuerdo a nuestra fe católica.

Te has puesto a pensar alguna vez:

  • ¿Qué pasaría con mis hijos si el Señor me llamara mañana y quien se haría cargo de ellos, de su custodia y cuidado?
  • ¿Qué pasaría si yo quedara incapacitado sin poder hablar por mí mismo y qué procedimientos médicos quisiera que me hagan o no?
  • ¿Quisiera que me mantengan con vida usando medios extraordinarios o quisiera dar órdenes por escrito de qué no me resuciten o no usen métodos extraordinarios?

Cuando hablamos de métodos extraordinarios, nos estamos refiriendo a máquinas que nos ayudan a respirar artificialmente, y las enseñanzas de la Iglesia católica dicen que es lícito dar instrucciones de que no queremos usar métodos extraordinarios para mantenernos con vida.

Al mismo tiempo las enseñanzas de la Iglesia nos dicen que no está permitido usar drogas o medicamentos con el fin de terminar nuestra vida en situaciones cuando uno está agonizando. Sí se pueden usar métodos para controlar el dolor, siempre y cuando el fin no sea terminar con la vida más rápido.

¿Qué podemos hacer? Es importante tener un documento que se llama Directiva anticipada (Advance Directive en inglés), también conocido como Disposiciones adelantadas o Instrucciones por adelantado. Es un documento de directivas médicas donde pongamos por escrito lo que quisiéramos que pase y cuáles son nuestros deseos en diferentes circunstancias y estableciendo quién de nuestra familia podrá tomar decisiones por nosotros si quedáramos incapacitados.

También es importante dejar por escrito un testamento (will en inglés) determinando qué pasará con nuestras propiedades como casa, carros, terrenos, ahorros, etc. en caso de una muerte inesperada. Para los padres de niños menores de edad también hay que incluir quién se encargará de ellos.

Finalmente es primordial especialmente para los casados tener un seguro de vida para evitar que tu esposa o esposo e hijos pasen dificultades financieras en caso de algún accidente o muerte inesperada.

No dejes las decisiones para mañana, deja por escrito tus deseos e instrucciones médicas y legales importantes pues lo que tú no decidas tal vez otros tendrán que decidir por ti y tal vez no sea lo que tú hubieras querido y deseado.

¡Que Dios te bendiga!

Silvio Cuéllar es músico pastoral, compositor, periodista y conferencista en temas de liturgia, vida y familia. Sirve como coordinador diocesano de la Oficina del Ministerio Hispano de la Diócesis de Providence, Rhode Island, Editor Asociado del periódico El Católico de Rhode Island y director de música en la parroquia Blessed Sacrament en Providence, R.I. 

 

Usado con permiso, este artículo fue publicado en El Católico de Rhode Island en noviembre del 2022.

 

Para obtener más información, consulta estos recursos de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos:

 

Artículos relacionados en Por Tu Matrimonio

Diez consejos para lidiar con el duelo

Los días festivos pueden ser difíciles cuando uno está de duelo por la muerte de un ser querido, el final de una relación o la pérdida de un trabajo o de la salud. Aquí hay algunas pautas que pueden ayudarlo a recuperarse del duelo durante la temporada de días festivos.

  1. El duelo requiere energía, así que sea amable con usted mismo.Trátese como trataría a un amigo.

Intente esto hoy: Escriba “Soy un precioso hijo de Dios” (o “trátese como a su mejor amigo”) y colóquelo en el espejo de su baño o habitación. Léelo todos los días.

  1. Pase tiempo con personas que escuchen y validen sus sentimientos,y concédase permiso de no pasar tiempo con los que no saben qué decir o los que dicen cosas insensibles.

Intente esto hoy: Llame a un amigo que le escuche y hable con él o ella.

  1. Cree tiempo y espacio para el duelo.Aparte tiempo y póngase en contacto con sus sentimientos. Deje que las lágrimas vengan. Utilicen fotos o videos para incitar los sentimientos si es necesario. Jesús lloró y entiende la necesidad de llorar y la necesidad de rendirse. Pero también ha redimido todo el proceso de duelo. Él ha pasado por esto, así que usted no tiene que hacerlo solo.

Intente esto hoy: Dependiendo de sus necesidades, llame a un centro de retiro para reservar tiempo con el Señor y con usted mismo. Incluso unas pocas horas en su iglesia local pueden ser útiles.

  1. Recuerde algo bueno que su ser querido querría para usted. Sabemos que nuestros seres queridos no querrían que nuestro dolor nos consumiera. Quieren que recordemos que la fe nos dice que los volveremos a ver. Mientras tanto, Dios puede sanarnos a través del amor a los demás.

Intente esto hoy: Cuando esté triste, dígase a sí mismo que está bien estar triste; está bien llorar. Luego recuérdese algo bueno que su ser querido querría para usted.

  1. Dios puede convertir nuestro dolor en gratitud.Romanos 8, 28 nos dice que Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman. Dios nos ama tanto que, por el poder del Espíritu Santo, Dios sanará nuestro dolor y lo usará para bien. He visto esto en mi vida y le da un nuevo sentido a mi dolor.

Intente esto hoy: Lea Romanos 8, 28 y escriba lo que significa para usted en su duelo.

  1. Considere cambiar las rutinas de los días festivos. Algunas tradiciones pueden ser reconfortantes, entonces manténgalas. Pero algunas tradiciones pueden ser difíciles y es posible que le falte la energía para hacerlas. Concédase permiso para cambiarlas si cree que Dios le está llamando a hacerlo.

Intente esto hoy: Hable con un ser querido que lo hace sentir seguro y que pueda ayudarlo a decidir qué rituales mantener y cuáles cambiar.

  1. Tómese un tiempo para las actividades que solía disfrutar. En ciertos momentos del proceso de duelo tenemos que hacer las cosas que solíamos disfrutar antes de que comenzara nuestro duelo.

Intente esto hoy: Tómese un momento para enumerar algunas de las cosas que solía disfrutar antes de que comenzara su duelo, y ore acerca de cuáles quiere el Espíritu Santo que haga esta semana o este día.

  1. Considere la forma en que se considera a sí mismo.Usted no es el problema; usted es precioso. Evite autoafirmaciones negativas como: “¿Cómo puedo ser tan estúpido?” o castigarse con remordimientos (“Si tan solo le hubiera dicho antes de que muriera…”). Empiece a decirse cosas positivas: usted es hijo de Dios, Dios lo ama, Dios se preocupa por usted, es bueno y hermoso porque Dios lo creó bueno y hermoso.

Intente esto hoy: ¡Dígase algo positivo ahora mismo! Detenga cualquier palabra negativa, que no esté ayudando a su sanación y que pueda indicar que necesita hacer más trabajo de duelo.

  1. Entienda que no está solo Hay un lado universal y un lado particular en todo sufrimiento. Universalmente, hay muchas personas que entienden algo de lo que pasamos cuando estamos de luto. Particularmente, nunca podrá usted comprender completamente mi sufrimiento ni yo puedo comprender completamente su sufrimiento. Si nos enfocamos demasiado en el lado particular, se vuelve demasiado egocéntrico y nos caemos en la mentira de que “nadie entiende”.

Intente esto hoy: Si siente que “nadie entiende” la profundidad de su dolor, dígase a sí mismo que es solo una verdad a medias: que universalmente, muchas personas entienden el trabajo que se requiere el luto, y recuerde que Jesús lo entiende completamente.

  1. No hay una manera correcta de hacer el duelo.Todos pasamos el duelo de manera diferente, y los hombres y las mujeres lo harán de una manera distinta. Ser consciente de esto puede liberarnos de tratar de controlar el trabajo de duelo de otra persona. Dicho esto, si una persona no está progresando en su duelo para nada y no duerme bien, tiene ansiedad o se mantiene tan ocupada que no siente nada, esos pueden ser indicadores de que puede necesitar más trabajo de duelo para que se pueda sanar.

Sobre el Autor
Jim Otremba, M.Div, MS, LICSW es un terapeuta licenciado y entrenador católico en Minnesota (www.coachinginchrist.com).

 

Este artículo se publicó en inglés en https://www.foryourmarriage.org/ten-tips-for-dealing-with-grief/

Artículos relacionados en Por Tu Matrimonio

Hasta que la muerte nos separe

por Chris Faddis

 

El siguiente es un extracto del libro en inglés It is Well: Life in the Storm [Todo está bien: La vida en la tormenta] por Chris Faddis, compartido con permiso del autor y Carmel Communications. En su libro, Chris escribe sobre descubrir el domingo de Pascua de 2011 que su esposa Ángela tenía cáncer terminal del colon. Murió 17 meses después a los 32 años, dejando atrás a su afligido esposo y dos niños pequeños. It Is Well es una historia de dolor, amor, pérdida y fe.

 

Me sentaba con Ángela todo el tiempo que podía, tomándola de la mano, tocando música y rezando muchas oraciones, pero me encontraba muy inquieto y ansioso. No hay sentimiento más impotente que sentarse al lado de un ser querido esperando que muera. Sentía que debería estar haciendo algo. Al principio trataba de ayudarla a vivir, de hacer todo lo posible para luchar contra esta enfermedad. Pero ahora rendirme a la realidad que iba a morir fue doloroso y desgarrador. Había discernido nuestra decisión de trasladar a Ángela a casa con cuidados paliativos con la ayuda de amigos muy informados que me guiaron en el proceso de tomar esta decisión. Estaba claro que el cuerpo de Ángela estaba en el proceso preactivo de morir y que realmente no había nada que pudiéramos hacer para detenerlo. Un amigo explicó la decisión de esta manera: “En algún momento es hora de rendirse a Dios y si ella está en el proceso preactivo de morir, podría ser el momento indicado para aceptar la muerte”.

Estaba seguro de que habíamos tomado la decisión correcta, pero cuando me sentaba en su habitación, me sentía impotente e inútil. Consideraba mis decisiones de nuevo y me cuestionaba. “¿Me estoy rindiendo demasiado pronto?” Esto fue más difícil aun cuando algunas personas con buenas intenciones expresaron que a su parecer yo estaba perdiendo la esperanza. Entonces, en mi inquietud e intranquilidad, yo caminaba, encontraba cosas que hacer y me sentía frustrado. Cuando regresaba a la habitación, miraba el rostro de Ángela, lleno de paz y me daba cuenta de que mi único trabajo era estar presente para ella y esperar pacientemente con ella hasta la muerte. Cuando finalmente me rendí a esta realidad, que mi único trabajo era simplemente estar presente para ella, sentí una paz increíble.

Una tarde en particular, solo unos días antes de que muriera, me senté con Ángela y sostuve su mano mientras le leía. De vez en cuando ella miraba hacia arriba para escuchar o sonreír. Le diría cuánto la amaba y la apreciaba y ella respondía con una débil respuesta. En un momento ella susurró: “Siempre supe que me acariciarías hasta el final”. Mientras se volvía a dormir, miré nuestras manos y su anillo no estaba. Se había caído varias veces, ya que Ángela estaba tan frágil que ahora era demasiado grande para su dedo. Lo había dejado sobre la mesa junto a su cama. Tomé el anillo y lo puse en su dedo y sostuve su mano nuevamente.

Observé nuestras manos, reflexionando sobre ese anillo y lo que simbolizaba, sobre nuestras manos y el simbolismo del esposo y la esposa caminando de la mano por la vida. Pensé en la primera vez que nos tomamos de la mano. Fue en nuestra primera cita cuando fuimos al Cirque du Soleil. En un momento Ángela movió su mano cerca de la mía y luego la tocó suavemente. Tomé su mano hasta que la multitud estalló en aplausos y una ovación de pie. Luego pensé en cuándo finalmente nos tomamos de la mano después de que nos hicimos novios “oficialmente”. Hay algo extraordinario en tomarse de la mano cuando te estás enamorando.

Mucha gente dice que está en el beso que se conoce, o es amor a primera vista; pero yo pienso que está en las manos. Tomarse de la mano no siempre fue romántico, pero tomarse de la mano era nuestra conexión constante entre nosotros. Incluso cuando estábamos en una discusión o en una conversación difícil, a menudo nos tomábamos de la mano. Cuando Ángela estaba luchando contra la depresión, sostuve sus manos muchas veces solo para calmarla, tranquilizarla y ayudarla a sentirse apoyada. Ángela también me tomaba de la mano cuando tenía un día difícil o estaba deprimido por mi situación laboral o nuestros obstáculos financieros. Un simple toque de su mano me calmaría instantáneamente.

Durante el proceso de cáncer de Ángela, tomarse de la mano se había convertido en nuestra principal forma de intimidad. Ya sea que Ángela estuviera recibiendo quimioterapia, esperando una cirugía o simplemente descansando en casa, pasábamos mucho tiempo tomados de la mano, hablando, orando y simplemente estando presentes el uno al otro. Mientras sostuve su mano durante este camino de diecisiete meses, a menudo apretaba y sostenía su mano muy fuerte mientras pensaba que la iba a perder, como si de alguna manera pudiera sostenerla lo suficientemente fuerte como para evitar que muera. Ahora sentado en nuestra habitación mientras ella yacía al acecho de la muerte, sostener su mano era literalmente todo lo que me quedaba hacer. Apenas podía hablar o siquiera reconocer mis palabras; simplemente tenía que sostener su mano para comunicarle mi amor y asegurarme de que supiera que no estaba sola. De hecho, estaría allí hasta el final.

Mientras pensaba en sus manos, también pensé en ese anillo, el que le di cuando le pedí la mano y el anillo que era un símbolo de este Sacramento del Matrimonio de por vida. Con ese anillo vino nuestra promesa de amarnos plena y completamente hasta que uno de nosotros muriera. El anillo de bodas habla de permanencia, de compromiso, de un vínculo inquebrantable entre esposo y esposa. Sin embargo, ese anillo ya no podía atarla; el anillo no pudo evitar que muriera, y ciertamente no pudo evitar que fuera al cielo.

Mientras me sentaba en este momento, quería capturar nuestras manos por última vez. Tomé una foto que luego compartí. Es la imagen de nosotros tomados de la mano con el anillo de Ángela como punto focal de la imagen. Una semana antes le había dicho verbalmente a Ángela que podía irse a casa. Mis palabras ese día fueron, “Tomaste mi mano y me has amado bien. Cuando Jesús viene y te ofrece su mano, eres libre de irte”.

Chris Faddis sosteniendo la mano de su esposa Ángela

Después de tomar la foto de nuestras manos sentí que debía decir esas palabras nuevamente. Así que las escribí y luego se las leí a Ángela:

“Hasta la muerte”

Como si pudiera tenerte más tiempo, hoy volví a colocar este anillo en tu dedo. Se había caído un par de veces.

Oh, que este anillo pudiera mantenerte aquí más tiempo. Es un símbolo de nuestro compromiso; es mi promesa amarte con todo mi corazón, y sin embargo hay un amor más grande que el mío que pronto te llevará. ¿Cómo podría compararse esta simple pieza de oro al amor de Dios, que te ama completa, entera y perfectamente?

No puede, así que voy a sostener tu mano un poco más. Seguiré volviendo a poner este anillo en tu dedo. Pero cuando llega el momento y Él te pide la mano, eres libre de irte. Ve a ese amor perfecto que hace nuevas todas las cosas. Vete y sé completa de nuevo. Por ahora, hasta que la muerte nos separe.

 

Este artículo se publicó en inglés en https://www.foryourmarriage.org/till-death-do-us-part/

 

Artículos relacionados en Por Tu Matrimonio

Jóvenes y mayores: una relación que hay que cuidar y hacer fructificar

El reciente viaje del Papa Francisco a Canadá coincidió con la conmemoración de la segunda Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores. El Santo Padre decidió centrar algunas de sus reflexiones en los abuelos y los mayores, en particular en su relación con los jóvenes.

**Los siguientes son extractos de un artículo publicado por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida. Lea el artículo completo aquí.

“…el martes 26, la memoria de los santos Joaquín y Ana, abuelos de Jesús, Francisco dedicó un pensamiento a las abuelas indígenas de Canadá – las Kokum – que educan, aman y transmiten la fe a los jóvenes de su país. ‘Sus corazones son fuentes de las que surge el agua viva de la fe, con la que han apagado la sed de hijos y nietos’, dijo el Pontífice a orillas del lago de Santa Ana.

‘¡No nos dejen solos!’ es el grito de tantas personas mayores que ‘corren el peligro de morir solos en casa o abandonados en una estructura, o de los enfermos incómodos a los que, en vez de afecto, se les suministra muerte’, continuó el Pontífice en su discurso, pero también es el ‘grito sofocado de los muchachos y muchachas más cuestionados que escuchados, los cuales delegan su libertad a un teléfono móvil, mientras en las mismas calles otros coetáneos suyos vagan perdidos, anestesiados por alguna diversión, cautivos de adicciones que los vuelven tristes e insatisfechos, incapaces de creer en sí mismos, de amar aquello que son y la belleza de la vida que tienen’.

El Papa propone algo diferente, algo tierno, gentil, que ayude a la generatividad…un amor que nos ayude a dar a luz algo nuevo. En esto hay un valor social y eclesial: los ancianos para Francisco son personas que, con su ternura, su debilidad, su fragilidad ayudan a los demás a crecer”.

Más sobre la Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores

 

Artículos relacionados de Por Tu Matrimonio:

 

Este artículo se publicó en inglés en https://www.foryourmarriage.org/blogs/the-youth-and-the-elderly-a-relationship-to-cherish-and-make-fruitful/

 

El cuidado al anciano por parte de la familia

El Santo Padre se dirigió a los participantes de la XXI Asamblea Plenaria de la Academia Pontificia para la Vida el 5 de marzo de 2015. El tema de la Asamblea fue “Asistencia al anciano y cuidados paliativos”.

El Papa Francisco dijo: “Los cuidados paliativos son expresión de la actitud propiamente humana de cuidarse unos a otros, especialmente a quien sufre”. Muestra la creencia en lo sagrado y precioso de la vida humana. La persona que sufre y que se acerca a la muerte es siempre un “un bien para sí misma y para los demás y es amada por Dios”, dijo el Santo Padre. Es nuestra responsabilidad ayudar y apoyar a un ser humano cuando se acerca a la muerte.

El cuarto mandamiento, “Honrarás a tu padre y a tu madre”, se puede entender que se aplica a todas las personas ancianas. El Papa señala: “A este mandamiento Dios asocia una doble promesa: ‘Para que se prolonguen tus días’ (Éxodo 20,12) y – la otra- ‘seas feliz’ (Deuteronomio 5,16)”, mientras que, por otro lado, para quienes descuidan a los padres, “la Biblia reserva una severa advertencia”. Si somos sabios, dice el Papa Francisco, veremos que la persona anciana tiene un valor especial y puede enseñarnos, aunque parezcan “menos útiles”. En la sociedad contemporánea, señala el Papa, “la que la lógica de la utilidad prevalece sobre la de la solidaridad y la gratuidad, incluso en el seno de las familias”.

La Escritura nos llama a tener el “máximo respeto” por aquel que “podría ser abandonado para morir o ‘dejarlo morir’”, y la medicina tiene una función clave en esto. El beneficio o la eficiencia no deben ser las principales consideraciones en la profesión médica. “no hay deber más importante para una sociedad”, dice el Papa, “que el de cuidar a la persona humana”.

El Papa Francisco llama a las familias a cuidar a los ancianos porque el amor y el afecto de sus familiares “ni siquiera las estructuras públicas más eficientes o los agentes sanitarios más competentes y caritativos pueden sustituir”. Cuando la familia requiere ayuda, los cuidados paliativos pueden entrar y apoyarlos en esta tarea. Este tipo de atención ofrece a los ancianos y enfermos terminales el alivio de algunos de sus sufrimientos y les brinda el apoyo que necesitan al final de sus vidas. El Papa señala que el abandono es la “‘enfermedad’ más grave del anciano, y también la injusticia más grande que puede sufrir”.

Dirigiéndose a quienes trabajan en cuidados paliativos, el Papa Francisco les agradeció por ponerlo a disposición de todos aquellos que lo necesitan y por mostrar así el valor de la vida humana. Los exhortó a preservar el noble sentido de la medicina que jamás se vuelve contra la persona y su dignidad. Animó a los reunidos a continuar con sus investigaciones y estudios para promover y defender la vida en todo momento.

Texto completo aquí.

 

Este artículo se publicó en inglés en https://www.foryourmarriage.org/blogs/the-familys-care-for-the-elderly/

Artículos relacionados en Por Tu Matrimonio

En la salud y en la enfermedad

por Matt y Lucy Coles

Habíamos estado comprometidos durante 13 meses, y 22 días antes de nuestra boda, Matt, a los 23 años, fue diagnosticado con cáncer de pulmón en etapa 4. Nunca podríamos haber previsto esto, sin antecedentes en la familia y sin fumar, pero no era necesario. Dios estaba en control, nuestras almas estaban inundadas de paz y los últimos 10 meses han sido nada menos que milagrosos.

Matt se sometió a una cirugía mayor antes de que nos dirigiéramos a casa desde Washington D.C. a Texas para nuestra boda, y cuatro días después de la boda se sometió a una segunda operación. Matt llegó a casa con algunas cicatrices impresionantes y un diagnóstico definitivo de cáncer de pulmón terminal. En medio del desafío, el Cuerpo de Cristo nos colmó de amor, apoyo y sobreabundante dosis de oración.

Junto con el diagnóstico de cáncer de pulmón surgieron preguntas sobre la quimioterapia y los bebés. Queríamos muchos hijos, tantos como Dios nos quería mandar. Nuestros médicos nos aconsejaron de otra manera. Nos preguntaron varias veces si nos gustaría poner esperma en un banco de esperma en caso de que la quimioterapia dejara infértil a Matt. La mayoría de las personas que reciben quimioterapia se vuelven infértiles, y cuando finaliza la terapia, existe un 50% de probabilidad de que sea permanente. Sin necesidad de discutirlo, le dijimos al médico que esta no era una opción. Uno de mis mayores anhelos ha sido ser madre, y como se presenta tan maravillosamente en el Salmo 21, “Tú has colmado los deseos de su corazón, no le has negado lo que pedían sus labios.” El 16 de febrero nos enteramos que yo estaba embarazada. Matt todavía está en tratamiento y el Señor es abundantemente bueno.

Escribimos esto como un estímulo para aquellos que enfrentan adversidades en su matrimonio. No podemos expresar lo suficiente las gracias que se cosechan a través del Sacramento. El Señor nos ha concedido muchos amigos espirituales que, aunque nunca los hemos conocido, oran por nosotros a diario. A través del sacramento y estas oraciones amorosas podemos tomar nuestras vidas un día a la vez, sin preocuparnos por las cosas que están por venir, sino enfocándonos en amar: hoy, ahora mismo, cada minuto.

Cuando hicimos nuestros votos el 24 de junio de 2006, quisimos decir cada palabra que dijimos: “Yo, Matthew, te recibo a ti, Lucy, como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así amarte y respetarte todos los días de mi vida”. Y a la vez: “Yo, Lucy, te recibo a ti, Matthew, como esposo y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así amarte y respetarte todos los días de mi vida”.

 

Nota del editor: Matt y Lucy tuvieron tres hijos y por milagro Matt vivió 4 años batallando con el cáncer y falleció en diciembre de 2010.

 

Este artículo se publicó en inglés en https://www.foryourmarriage.org/in-sickness-and-in-health/

Artículos relacionados en Por Tu Matrimonio

Ayuda espiritual para padres en duelo

por Charley Monaghan

La muerte de un hijo

De todos los dolores que la vida nos puede dar, podría decirse que el más agudo es la muerte de un hijo o una hija. El mundo de los padres cambia irrevocable y horriblemente para siempre, sin importar las circunstancias o la edad del hijo.

En lo que parece ser una manera contraria al orden natural, a los padres no solo les arrancan una parte física y emocional de sí mismos, sino que también pierden todas las esperanzas, sueños y aspiraciones que habían invertido tan completamente en su hijo.

Con esta pérdida, el mundo de los padres cambia radical y dramáticamente para siempre. La mayoría de los amigos, parientes y conocidos no saben cómo acercarse a ellos o cómo consolarlos por temor a ofender o molestar a los padres. Muchos padres dicen que comienzan a sentir que los tratan como si tuvieran una enfermedad contagiosa. En un intento por parecer normal, o que ya lo hayan superado, muchos padres en duelo se suprimen las emociones y a lo mejor comienzan a retirarse o a distanciarse de los demás. Esta reacción, sin embargo, agrava la sensación de estar totalmente solos.

Existen muchas formas de ayuda para los padres para que se recuperen emocionalmente de su pérdida, incluida la psicoterapia y varios grupos de apoyo. Sin embargo, en un intento de ser todo inclusivo y “políticamente correcto”, la perspectiva espiritual del proceso de duelo, o incluso la existencia de Dios, generalmente hace falta (o se evita activamente) en muchos de estos enfoques.

Así fue la experiencia personal de mi propia familia y esta profunda necesidad de espiritualidad es lo que condujo a lo que ahora se conoce como el Ministerio Emaús para Padres en Duelo.

La noche de Acción de Gracias de 2002, un joven capitán de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, saludable, ambicioso y exitoso, Paul Monaghan, se quitó la vida sin ninguna explicación o señal de advertencia. Tan inesperada como la caída de un rayo en un día claro, la muerte de Paul destrozó para siempre nuestra vida familiar idílica y cómoda.

El duelo de mi esposa

Durante cinco años después, cuando no estaba inexpresiva, mi esposa, Diane, buscó frenéticamente. Buscó respuestas de la esposa de su hijo sobre lo que realmente sucedió. Buscó respuestas de sus amigos sobre cómo se actuaba justo antes de su muerte. Buscó respuestas de los investigadores de la Fuerza Aérea, quienes tardaron un año entero en presentar su informe de muerte. Buscó respuestas no tanto a la pregunta de “por qué” sino a “cómo¿Cómo podía su hermoso hijo hacerse esto a sí mismo? ¿Cómo podía hacerle esto a la familia que tanto amaba? Buscó frenéticamente la comprensión, leyó toda una biblioteca de libros sobre la muerte de un hijo y el suicidio, acudió a psiquiatras, psicólogos y psicoterapeutas, se unió a grupos de apoyo y escribió en un diario. Nada le ayudó en absoluto.

Durante estos años, ella pedía dos cosas a Dios: la fuerza para levantarse de la cama por la mañana y la comprensión de cómo podía sacar algo bueno de una tragedia tan horrible, pero sus oraciones aparentemente no fueron respondidas. Ella sintió que Dios no estaba escuchando. Durante este tiempo, dice, recibió algo de fuerza de su fe, pero no mucho consuelo.

Y de repente, un día, todo cambió. Sin duda, fue el Espíritu Santo quien la impulsó a asistir a un programa totalmente no relacionado con el duelo que eventualmente la llevó a una relación profunda con una hermana religiosa compasiva, quien era directora espiritual. Se conocieron en el Santuario de San Antonio, una comunidad franciscana de la Provincia del Santo Nombre en Boston, MA. Lentamente, después de cinco años, comenzó a animarse de nuevo poco a poco.

Una y otra vez habló con su directora espiritual sobre la promesa de la vida eterna… el hecho de que la vida ha cambiado para Paul, no ha terminado. El hecho de que de veras lo volvería a ver de nuevo. Por primera vez desde 2002, Diane, en las ricas enseñanzas de la Iglesia católica, finalmente encontró la paz, el consuelo y la esperanza.

Mi propia experiencia de duelo

Todo este tiempo, yo estaba en un camino muy distinto. Yo había puesto mis sentimientos y emociones en una caja bien envuelta en lo más profundo de mi ser, mientras fingía ante el mundo entero que nada estaba mal y que yo estaba bien.

De hecho, es afortunado que mi esposa y yo tuviéramos la sabiduría de ofrecernos mutuamente la capacidad de estar de luto a nuestra manera y así evitar lo que experimentan muchos padres casados en duelo: un buen matrimonio que se vuelve frágil o se desmorona por completo debido al resentimiento o la incomprensión sobre la manera en que su cónyuge está viviendo el duelo.

Nació un nuevo ministerio

Eventualmente, Diane tomó la decisión que cambió su vida de dejar su puesto como vicepresidenta de una universidad local y comenzar a trabajar recaudando dinero para el Santuario en Boston. Creciendo más profundamente en su espiritualidad, finalmente se sintió llamada a preguntarle al Guardián del Santuario de San Antonio si apoyaría un ministerio para servir espiritualmente a otros padres profundamente afligidos en el duelo. Ella creía que centrarse en la espiritualidad del proceso de duelo podría ayudar a muchos otros padres como le había ayudado a ella. Él estuvo de acuerdo y juntos decidieron ofrecer un retiro espiritual para los padres cuyos hijos habían muerto. Lo abrieron a cualquier padre cuyo hijo de cualquier edad hubiera muerto por cualquier causa, sin importar cuánto tiempo atrás, y sin importar qué tan cerca se sintiera o no de Dios.

Y así, con nada más que la confianza de que el Espíritu Santo guiaría sus esfuerzos, Diane y los frailes franciscanos del Santuario de San Antonio realizaron su primer retiro en marzo de 2009. Inicialmente yo no quería ser parte de este esfuerzo, razonando que los “verdaderos hombres” soportan todo por su cuenta, temiendo cualquier muestra de debilidad o impotencia. Sin embargo, finalmente fui al retiro para apoyar a Diane. No hay duda en mi mente que durante ese fin de semana yo también fui colmado con los dones que el Espíritu Santo tan generosamente ofreció ese día.

El Padre David Convertino, OFM, el Guardian en aquel tiempo, describió ese retiro inicialEsta fue una de las experiencias más llenas de gracia que he tenido durante toda mi vida como sacerdote y como fraile”.

El crecimiento del ministerio

De este comienzo incierto, nació el Ministerio de Emaús para Padres en Duelo. Ahora ofrece retiros espirituales de una hora, un día y un fin de semana dondequiera que sea llamado a hacerlo.

El ministerio no proporciona terapia ni funciona como un grupo de apoyo. De hecho, se les dice a los padres que no se les pedirá que se pongan de pie y cuenten sus historias, o incluso que hablen, a menos que decidan hacerlo. Más bien, el ministerio busca crear un espacio seguro y sagrado para que los padres abran sus corazones ante Dios y ante otros que conocen y sienten su dolor—y para enfocarnos en los principios de nuestra fe católica y la certeza de la Comunión de los Santos ahora y en el futuro. Verdaderamente es la nueva evangelización en acción.

Desde sus inicios, este ministerio ha ayudado a cientos de padres a iniciar o reavivar su relación con Dios y con sus hijos fallecidos. En los últimos ocho años se ha convertido en un ministerio para los padres en duelo ofrecido por padres en duelo. Como es dirigido por los padres, es un ministerio que requiere muy poco tiempo o dinero parroquial o diocesano. Los padres luchan y comparten el horrendo dolor de sus propios caminos, mientras invitan a Jesús a unirse a ellos y a consolarlos, tal como consoló a sus afligidos discípulos en el camino a Emaús.

Hasta donde sabemos, no existe otro ministerio continuo similar en los Estados Unidos enfocado en la espiritualidad del proceso de duelo de los padres. Desde sus inicios, el ministerio ha servido a cientos de padres de dieciséis estados, además de Canadá.

Si bien su hogar espiritual continúa siendo el Santuario de San Antonio en Boston, el ministerio, como una organización sin fines de lucro 501(c)(3), ahora se asocia en el ministerio con la Arquidiócesis de Boston, la Diócesis de Wheeling-Charleston, WV y parroquias en Rhode Island y Connecticut como parte de su misión de ayudar a otros padres y diócesis a presentar y mantener este poderoso ministerio.

Cómo se puede iniciar este ministerio en su parroquia o diócesis

Después de uno o más retiros iniciales ofrecidos en colaboración con nuestro equipo de retiros con sede en Boston, el Espíritu Santo usualmente llama a los padres locales para llevar adelante el ministerio en sus propias áreas. Al brindar testimonio a través de la experiencia personal a otros padres, muchos han descubierto que “Es consolando que somos consolados”.

Presentar el ministerio en su área a bajo costo o sin costo alguno es relativamente fácil. Debido a que hemos sido bendecidos con donaciones generosas y varias subvenciones, podemos llegar a las diócesis de los Estados Unidos aportando muchos años de experiencia y plantillas bien desarrolladas para ofrecer retiros espirituales del Ministerio Emaús para Padres en Duelo. Llámenos al 617-542-8057 para obtener más información o envíe un correo electrónico a diane@emfgp.org.

Hay diócesis como la Arquidiócesis de Nueva York que ofrecen este ministerio en español. https://archny.org/ministries-and-offices/family-life/bereavement/emmaus-ministry-retreats-for-grieving-parents/

 

Sobre el Autor
Charley Monaghan es cofundador del Ministerio de Emaús para Padres en Duelo, que atiende las necesidades espirituales de los padres cuyos hijos de cualquier edad han muerto por cualquier causa, sin importar hace cuánto tiempo. El ministerio tiene su sede en Boston, MA.

 

Este artículo se publicó en inglés en https://www.foryourmarriage.org/spiritual-help-for-grieving-parents/

Artículos relacionados en Por Tu Matrimonio

La esperanza como respuesta a la muerte en la familia

En su audiencia general del miércoles 17 de junio de 2015, el Papa Francisco habló sobre la experiencia de la muerte en la familia. Llamó a la muerte una realidad que “toca a todas las familias” y la calificó como un “agujero negro” en la vida de la familia. Señaló que la experiencia de la muerte es particularmente dolorosa y solitaria cuando un padre pierde a un hijo, o viceversa. El resultado de este dolor extremo a menudo es la ira dirigida hacia Dios. Además, pecados como “odio, envidia, soberbia, [y] avaricia” a menudo acompañan a la muerte física, haciendo más intenso el sufrimiento de las familias.

El Papa Francisco proclamó que, con la gracia de Jesús, las familias pueden enfrentar la difícil realidad de la muerte mostrando amor en sus acciones. “El amor es más fuerte que la muerte”, dijo; tiene el poder de quitar el “aguijón” de la muerte. Además, el supremo acto de amor de Jesús en la Cruz ya ha destruido la muerte. Por eso, las familias que experimentan el dolor de la muerte deben vivir con esperanza, sabiendo que llegará un tiempo en que “ya no habrá muerte, ni duelo, ni llanto, ni dolor” (Ap 21, 4). Las familias que responden a la muerte con fe en lugar de desesperación pueden verse fortalecidas por la experiencia de la muerte y pueden desarrollar una compasión más profunda por otras personas que atraviesan situaciones similares.

Luego, el Papa Francisco comentó sobre una lectura del Evangelio (Lucas 7, 11-15), destacando que al final de la historia de curación, Jesús “se lo entregó [al hombre enfermo] a su madre”. El Santo Padre dijo que esto es lo que sucederá en el Cielo: Jesús devolverá a los seres queridos perdidos al cuidado de sus familias. Tener fe en el reencuentro en el más allá evita que las familias sucumban tanto a una filosofía nihilista de la muerte, igual que a las supersticiones en torno a la muerte.

Por último, el Papa Francisco expresó su deseo de que los cristianos conozcan más ampliamente el papel de la fe en el duelo. Él cree que “no se debe negar el derecho al llanto”, señalando que Jesús también lloró en la tumba de Lázaro. Concluyó su mensaje recordando a la multitud que “el trabajo del amor de Dios es más fuerte que el trabajo de la muerte” y que “Jesús nos devolverá a todos la familia”.

El mensaje completo del Papa

 

Este artículo se publicó en inglés en https://www.foryourmarriage.org/blogs/hope-as-a-response-to-death-in-the-family/

Artículos relacionados en Por Tu Matrimonio

Esperanza, sanación y propósito después de la muerte de un cónyuge

por John O’Shaughnessy

Mi primera esposa Ann murió en 1998 después de una larga enfermedad. Yo tenía 41 años, era viudo y padre soltero de dos niños pequeños. ¿Ahora qué? Muchos días luchaba con desesperación, desesperanza y preguntas. Muchas preguntas. San Pablo escribe en Romanos 8, 28: “Sabemos, además, que Dios dispone, todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquellos que él llamó según su designio”. Para ser honesto, es difícil ver la luz cuando estás en la maraña del dolor. Su designio no era mi designio. Pero quince años después, por la gracia de Dios, eso ha cambiado. El sufrimiento por el que todos pasamos ha revelado hoy un hermoso ministerio de esperanza, sanación y propósito.

A continuación, se encuentran unas partes de mi libro, The Greatest Gift-A Return to Hope [El regalo más grande: un regreso a la esperanza], traducidas al español y adaptadas para Por Tu Matrimonio.

———————————

Escribí la gran mayoría de este libro entre siete y ocho años después de la muerte de mi esposa Ann. Creo que necesitaba algunas aguas tranquilas para navegar en mi barco. De todos los lugares que podría haber escogido, escribí mis palabras en mi comedor, en la misma mesa que Ann y yo compramos cuando recién nos casamos. La misma mesa en la que ella hacía las cosas, y en la que los cuatro disfrutábamos juntos de muchas comidas excelentes.

Mientras escribía, surgieron muchas cosas que parecían caer del cielo, como llamadas telefónicas en el momento justo de viejos amigos quienes me brindaron datos más descriptivos de lo que había sucedido. Encontré escritos que Ann había hecho años atrás que supongo esperaba encontrar la forma de publicarlos. Parecía que todos estos años después, Ann todavía estaba dirigiendo las cosas.

Todos hemos seguido adelante ahora, los niños y yo, y todos los demás que amaban a Ann. Es lo que ella quería que hiciéramos; y con su ayuda, lo hemos hecho. No puedes dar vueltas al duelo; el círculo te trae de regreso. Hay que marcharse a través de él. A través de las tormentas, a veces llorando con la cabeza colgando de los hombros, doliendo desde los talones hasta las orejas e, irónicamente, es el dolor lo que te ayuda a superar el duelo. Vivirlo, hacerlo propio, permitir que se habite en ti por un tiempo, derramar las lágrimas y soltar los gritos.

Es el dolor lo que te ayuda a superar el duelo. Lo sigues. Lo sientes. Te golpea y te vuelve a edificar. Te deja vacío para que puedas volver a estar lleno. Sin este dolor, estás perdido y entumecido, siguiendo un camino que te lleva de regreso a las mismas lágrimas y los mismos gritos, quizás un poco más apagados, un día distinto, todo lo demás igual.

Seguir adelante no significa dejar ir. Ann siempre estará conmigo. La he colocado ahora en una parte de aceptación de mi corazón que consuela los recuerdos y los mensajes. Ella, más que nadie, me ha convertido en la persona que soy hoy en día. He vuelto a seguir el ritmo de la vida, con el viento a mi espalda, una sonrisa en mi rostro y la alegría de nuevo en mi corazón. Me siento afortunado de haber vivido una buena parte de mi vida con ella, y cada vez que miro a mis dos hermosos hijos, Ann vuelve a estar conmigo y me recuerda lo que alguna vez tuvimos. Eso nunca se me puede quitar. Eso dura para siempre.

Este camino me llevó a “salones de clase” que nunca hubiera visto y me enseñó cosas que nunca hubiera sabido. Ahora sé que las lecciones no se encuentran en las dificultades, se encuentran en el elegir cómo responder a ellas. Primero aprendí a experimentar el duelo y luego aprendí a vivir. Todos enfrentamos adversidades en nuestras vidas, algunas más profundas que otras, pero todos estos desafíos que enfrentamos están diseñados para enseñarnos algo, y cuando no aprendimos de ellos, no es culpa de nadie más que de nosotros mismos.

Al final de su vida, Ann entregó todo lo que le quedaba para dar y no se llevó nada más que el amor que nos tenía en su corazón. Me dijo en uno de esos últimos días que se sentía “bendecida de haber amado y sido amada por tanta gente maravillosa”.

Nosotros también fuimos bendecidos.

——————————-

Nuestro ministerio de esperanza, sanidad y propósito se llama Good Mourning Ministry [Ministerio del Buen Duelo], un apostolado católico de duelo, creado por mí junto con mi actual esposa Sandy. Sandy ha pasado por su propio proceso de duelo y ahora nos sentimos llamados a ayudar a otros que están de luto. Este ministerio fue fundado en 2011, pero el llamado de arriba vino en 2010 durante un tiempo ante nuestro Señor en el Santísimo Sacramento.

He llegado a aprender que no hay etapas en el duelo. Todos experimentamos la pérdida a nuestra manera única. La sanación es un proceso intencional, donde nos reunimos como una comunidad de fe para convertirnos en discípulos de la esperanza. Es a través de la reflexión en oración, el aprendizaje práctico y la convivencia personal que vivimos el duelo. Y en el duelo comenzamos a construir nuestro puente hacia una vida nueva y distinta.

Para más información sobre The Greatest Gift o Good Mourning Ministry, visite nuestra página web: http://www.goodmourningministry.net, o envíenos un correo electrónico: goodmourningministry@hotmail.com.

Para información sobre los ministerios en su área para los que están de luto, consulte con su parroquia local o con su diócesis.

Este artículo se publicó en inglés en https://www.foryourmarriage.org/hope-healing-and-purpose-after-the-death-of-a-spouse/

Artículos relacionados en Por Tu Matrimonio