Tag Archives: Matrimonio

MAYO 2024 – Consejos Para la Vida en Pareja

  1. Hoy celebramos a San José Obrero. Jesús trabajó junto a su padre adoptivo durante muchos años. Trabajar junto a tus hijos puede enseñarles diligencia y perseverancia, además de una habilidad. También es un gran momento de unión. Pruébalo.
  2. Mayo es un mes tradicionalmente dedicado a la Virgen. Considera la posibilidad de rezar un rosario al menos una vez a la semana, o incluso sólo una decena, y confiar a tu esposo/a y familia al cuidado maternal de María.
  3. “No amemos solamente con la lengua y la palabra, sino con obras y con la verdad” (1 Juan 3,18). Decir “te quiero” es bueno. Ser fiel a tus palabras es mejor. Demostrar tu amor haciendo algo bueno o sacrificándote por tu amado/a es verdadero amor. ¿Qué acto de amor puedes hacer hoy?
  4. ¿Están ustedes en forma? Tú y tu esposo, ¿se encuentran  sanos; se esfuerzan por hacer ejercicio y comer bien? Hagan ejercicio juntos o denle tiempo al otro para que lo haga a su manera. Cuidar su cuerpo es importante, así que anímense mutuamente. Hazle saber a tu esposo/a que eres su mayor fan.
  5. Esposos, hagan un esfuerzo extra por su esposa el día de hoy. Abrirle la puerta, sacarle la silla y caminar por el lado de la banqueta puede parecer anticuado, pero es una forma sencilla de tratar a tu mujer como una reina.
  6. “Ustedes, en cambio, son una raza elegida, un sacerdocio real, una nación santa, un pueblo adquirido para anunciar las maravillas de aquel que los llamó de las tinieblas a su admirable luz” (1 Pedro 2,9). Dios nos ha llamado a todos a ser santos. ¿Cómo vives esta santidad en tu familia?
  7. ¿De quién fue la culpa de su última pelea? Lo más probable es que se trate de una combinación de malentendidos, olvidos y expectativas diferentes de ambos esposos. Para resolver una discusión, fíjate más en lo que has aportado tú que en lo que ha hecho mal tu pareja.
  8. “No hay amor más grande que dar la vida por los amigos” (Juan 15,13). Amar a tu esposo/a significa hacer sacrificios por él/ella cada día.
  9. “Conságralos en la verdad: tu palabra es verdad” (Juan 17,17) ¿Eres siempre sincero con tu esposo/a? No le mientas, aunque sea una mentira “inofensiva”. Estamos llamados a proclamar la verdad.
  10. A veces nos estresamos (y estresamos a nuestro esposo/a e hijos) preocupándonos por cosas que realmente no afectan a largo plazo. ¿Eres culpable de prestar excesiva atención a cosas que no tienen importancia?
  11. Jesús nos dio a su Madre María para que fuera también nuestra madre. Ella ha experimentado la alegría del nacimiento de su Hijo, la separación de él durante su ministerio, el dolor por su muerte y el glorioso triunfo de su resurrección. Pide su intercesión -y consuelo- en todos los aspectos de tu vida.
  12. Seguro has oído el consejo: “Nunca te vayas a la cama enfadado con tu esposo/a”. Aunque, por lo general, esta es una buena regla, a veces una buena noche de sueño puede proporcionar un período de enfriamiento y ayudarles a obtener una nueva perspectiva.
  13. El uso de la Planificación Familiar Natural (PFN) ayuda a las parejas a desarrollar una actitud de bienvenida a los hijos. La PFN también puede utilizarse para espaciar o limitar el tamaño de la familia; tener un corazón abierto es importante.
  14. Recuerda dar un beso de buenas noches a tu esposo/a, independientemente de los acontecimientos del día.
  15. La vida es muy ajetreada y la oración rara vez “encaja” durante el día sin hacer un esfuerzo. Sé intencional y reserva un tiempo para orar con tu esposo/a.
  16. María se alegró con Isabel por la nueva vida que había dentro de ellas. Habla con tu esposo sobre la posibilidad de dar la bienvenida a un hijo en la familia.
  17. Sigue honrando a María este mes: reúne a tu familia para rezar un rosario juntos.
  18. En medio de una discusión, acércate a tu esposo/a. El contacto físico no puede arreglar todo, pero puede aliviar la tensión.
  19. “Jesús les dijo de nuevo: «¡La paz esté con ustedes! Como el Padre me envió a mí, yo también los envío a ustedes» Al decirles esto, sopló sobre ellos y añadió «Reciban al Espíritu Santo (Juan 20,21-22)”. Hoy es la fiesta de Pentecostés, cuando el Espíritu Santo vino e inundó de su amor a la Iglesia primitiva. El Espíritu Santo está presente en la Iglesia y en nuestras vidas. Pide al Espíritu que habite siempre en tu hogar.
  20. “Jesús dijo a sus discípulos: Les dejo la paz, les doy mi paz” (Juan 14,27) ¿Hay paz en tu hogar? Reflexiona sobre la promesa de paz que hace Jesús y hazte el propósito de hacer de tu casa un lugar de paz.
  21. La intencionalidad se aplica también a la elección de palabras. Cuando hables con tu esposa/o, asegúrate de que tu tono y tu lenguaje reflejan amor. Evita el lenguaje acusador o defensivo y utiliza un lenguaje único que haga saber a tu pareja que es especial.
  22. Piensa siempre en tu esposo/a cuando tomes decisiones. Aunque éstas sean pequeñas y aparentemente insignificantes, o cuando sean decisiones realmente importantes. Cada plan debe hacerse en conjunto, como un verdadero equipo.
  23. Hoy, después del trabajo, haz una de las tareas o quehaceres de tu esposa sin que ella te lo pida.
  24. Los pensamientos y comentarios negativos se alimentan a sí mismos. Rompan ese ciclo vicioso centrándose en las cosas que aprecian de su amado/a. Trabajen cada día en la mirada positiva dentro de su relación.
  25. Mayo es el mes de la Virgen. Haz de este mes una oportunidad para aumentar la devoción de tu familia hacia ella: recen juntos un Ave María o una decena del Rosario esta noche antes de irse a dormir.
  26. A menudo, el simple hecho de reiniciar puede remediar un problema informático en una computadora. A veces los matrimonios necesitan un reinicio también. Si un problema no se resuelve fácilmente, prueben esto: Deténganse. Dejen que ambos se calmen. Perdonen. Pidan una “segunda oportunidad”.
  27. Hoy conmemoramos a las Fuerzas Armadas que murieron durante las guerras en las que participó Estados Unidos. Recemos por sus almas y pidamos la paz para todas las naciones del mundo.
  28. “Pero yo he venido para que las ovejas tengan Vida, y la tengan en abundancia”, dice Jesús. (Juan 10,10) Entrando en el tiempo de Pentecostés celebramos la llegada del Espíritu Sano. ¿De qué manera puedes dejar que Jesús resucitado renueve tu corazón y tu matrimonio?
  29. Explora lo que hizo que tu amado/a se convirtiera en la persona que es hoy. ¿Qué rasgos heredó de sus padres? ¿Qué ha estado en su lista de deseos desde la adolescencia y quiere hacer contigo? ¿Quién fue la persona más influyente en la vida de tu esposo/a durante su infancia?
  30. Cuando te levantes por la mañana, piensa en algo que puedas hacer para mejorar el día de tu pareja. Puede ser grande y especial o pequeño y personal.
  31. “Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo” (Mt 28,19). Estamos llamados a llevar a otros a Cristo. Reflexionen sobre cómo su matrimonio vive este llamado siendo testigos del amor de Cristo.

ABRIL 2024 – Consejos Para la Vida en Pareja

  • 1 de abril – Hoy lunes de Pascua, recuerda a los que ahora están sufriendo y dales la buena nueva.
    ¡Cristo ha resucitado y la humanidad tiene esperanza!
  • 2 de abril – ¡La Pascua dura 50 días! Mientras que La Cuaresma sólo dura 40. Esta es una enseñanza de que la alegría de la resurrección es lo más importante para un católico.
  • 3 de abril – Cuando hables con tu esposo/a, escúchalo de verdad, no te limites a esperar tu turno para hablar. Escúchalo con cada parte de tu ser.
  • 4 de abril – Ninguna pareja es perfecta, pero en los mejores matrimonios, ambos trabajan para mejorar la relación. No sólo hay que pedir perdón, sino que hay que querer rectificar.
  • 5 de abril – Practiquen la alegría en este tiempo pascual. Dios quiere católicos sencillos y alegres.
  • 6 de abril – Elige amar cada día, especialmente cuando sea más difícil. No olvides que Dios te toma de la mano y nunca te va a soltar.
  • 7 de abril – ¿En tu familia, quién cocina, quién pone la mesa o mantiene la casa limpia? Todos tienen roles importantes, pero pregúntate ¿Quién dirige la oración en familia?
  • 8 de abril – Hoy conmemoramos a San Dionisio,obispo de Corinto que dedicó su vida a predicar la palabra De Dios y a la formación de otros Obispos. Cuando uno es conocedor de lo bueno lo comparte con los demás.
  • 9 de abril – Recordar a nuestros seres queridos que ya no están puede entristecernos o ayudarnos a saber que nos están esperando al lado de Jesús. La esperanza del Cielo tiene que hacernos querer caminar en la rectitud y reencontrarnos con ellos.
  • 10 de abril – ¡Rezar el Rosario juntos, en familia, es una fuente de gran fortaleza! ¿Rezan el rosario en familia? ¡Inténtenlo!
  • 11 de abril – Añade una oración extra a tu rutina diaria, pidiendo a Dios que bendiga el día de tu esposa/o.
  • 12 de abril – Perdona a tu esposa/o. Recuerda que todos cometemos errores.
  • 13 de abril: El ejercicio de recordar buenos momentos en familia, es precioso y necesario.
    Cuéntenles la historia de su compromiso y del día de su boda a sus hijos. ¿Qué fue lo más loco, lo más divertido, lo más atrevido que hicieron?
  • 14 de abril – A veces no valoramos a las personas más cercanas a nosotros, porque las damos por sentadas. Pregúntate: ¿trato a mi esposo/a con el respeto que se merece?¿ Me doy cuenta de lo afortunado que soy?
  • 15 de abril – “El Buen Pastor da su vida por las ovejas” (Juan 10,11). En el mundo actual, el tiempo a menudo es nuestro bien más preciado. ¿Le dedicas un tiempo de calidad a tu pareja?
  • 16 de abril – ¡Felices los que creen sin haber visto! (Juan 20,29). Aunque no veamos al Señor resucitado como Tomás lo vio, lo podemos encontrar siempre en la Eucaristía
  • 17 de abril – La risa, cuando se comparte, es un bálsamo sanador. Comparte chistes con tu esposo/a. ¿Tiene tu familia alguna anécdota que se repite en las reuniones familiares? No importa que sea vergonzosa; ¡anímate a reírte de ti mismo!
  • 18 de abril – El romance es una parte importante del matrimonio, pero también lo es la amistad. Asegúrate de cultivar ambos aspectos de tu relación.
  • 19 de abril – Agradece a tu esposo/a algo que haga por ti, especialmente a diario. Un mensaje de texto a mediodía o un agradecimiento de bienvenida a casa son gestos de amor. Practiquen los pequeños detalles.
  • 20 de abril – El amor necesita cuidado y cultivo; no puede crecer por sí solo. Habla con tu esposo/a sobre las áreas en las que tu amor necesita crecer.
  • 21 de abril – Cuando llegue el momento de pedir perdón, intenta incorporar la empatía y reconocer las promesas que se han roto. Esto conduce al restablecimiento de las relaciones.
  • 22 de abril – “Los discípulos se llenaron de alegría cuando vieron al Señor” (Juan 20,20b).Recuerda que Jesús también está presente en tu esposo/a. ¡Alégrate cuando lo veas!
  • 23 de abril – Hablar de las finanzas del hogar no siempre es divertido, pero pueden darle un enfoque diferente si preparan una cita para ver el presupuesto anual y compartir algunos sueños.
  • 24 de abril – En lugar de señalar los defectos que ves en tu esposo, ofrece algunas formas de mejorar.
  • 25 de abril – Los matrimonios fuertes pueden tener problemas, pero una pareja sana se compromete a trabajar en ellos y a buscar ayuda cuando se enfrentan a situaciones que no pueden resolver solos. Buscar terapia de pareja es un signo de fortaleza no de debilidad.
  • 26 de abril – “Este es mi mandamiento: Ámense los unos a los otros, como yo los he amado” (Juan 15,12). Cristo te ama a ti y a tu esposo/a más de lo que puedes imaginar. Reza pidiendo la gracias de Dios para amar a tu pareja como Él les ama.
  • 27 de abril – “El que permanece en mí, y yo en él, da mucho fruto, porque separados de mí, nada pueden hacer” (Juan 15,5). El matrimonio no siempre es fácil. Para tener éxito, coloquen a Cristo en el centro de su matrimonio y podrán soportar cualquier prueba que tengan que afrontar juntos.
  • 28 de abril – Dediquen un tiempo a hablar, escuchar, rezar, reír, jugar y reconectar. No importa lo ocupados que estén, dediquen ese tiempo al otro. Su matrimonio es prioritario.
  • 29 de abril – “El Cordero que ha sido inmolado es digno de recibir el poder y la riqueza, la sabiduría, la fuerza y el honor, la gloria y la alabanza” (Apocalipsis 5,12). ¿Cómo puede su familia dar a Dios honor y gloria? Ofrezcan el domingo para su gloria.
  • 30 de abril – Ahora que el clima está más soleado, planeen un picnic. Es una forma estupenda de pasar tiempo de calidad juntos. Puede ser sólo para los dos o para toda la familia. No dejen de reconquistarse día a día.

MARZO 2024 – Consejos Para la Vida en Pareja

  1. “Recuerda que eres polvo, y en polvo te convertirás ” ¡Qué pensamiento tan
    aleccionador!Tómese el tiempo hoy para agradecer a Dios por su cónyuge y
    comprenda que su tiempo terrenal juntos no durará para siempre.
  2. La personalidad es como el color de ojos: no existe un tipo correcto o incorrecto.
    Tampoco es crucial que las parejas sean iguales. Sin embargo, a menudo las
    discusiones comienzan cuando esperamos que nuestro cónyuge piense y actúe igual
    que nosotros. Esté abierto a las diferencias de su cónyuge.
  3. El movimiento laico Equipos de Nuestra Señora pide a sus miembros (parejas
    casadas) que se “sienten” una vez al mes, donde marido y mujer reserven tiempo para
    darse total atención y compartir lo que hay en sus corazones. ¿Esta práctica podría
    beneficiar su matrimonio?
  4. ¿Cuál es tu libro religioso o espiritual favorito además de la Biblia? ¿Por qué te ha
    tocado tanto? ¿Tu cónyuge también lo ha leído? Si tu favorito no es el mismo, ¡es
    hora de probar un libro nuevo!
  5. “Ten misericordia, oh Señor, porque hemos pecado” (Sal 51:3) El siguiente
    domingo hagan planes para confesarse en familia en algún momento de la misa.
    Frecuentar el Sacramento de la Penitencia es una gran “práctica” para pedir perdón a
    su cónyuge.
  6. Es natural que las parejas tengan diferentes puntos fuertes. A veces, sin embargo, es
    divertido enseñarse unos a otros una habilidad personal, como coser un botón o tocar
    un instrumento musical. ¡Enséñense unos a otros algo nuevo hoy y tengan paciencia!
  7. En la casa, los matrimonios se reparten el trabajo. Por lo general, se basa en
    habilidades, intereses y tiempo. ¿Hay alguna tarea en particular que no te guste?
    Hablen al respecto.
  8. ¿Hay algún lugar en tu corazón donde has permitido que crezca el resentimiento o
    se escondan los rencores? Abre estas partes a Dios. Pide Su ayuda para ablandar tu
    corazón y ver a tu familia a través de Sus ojos de amor.
  9. ¿Dónde está tu iglesia? Quizás esté más cerca de lo que piensas. Una familia es “la
    forma más básica en la que el Señor nos reúne, nos forma y actúa en el mundo. La
    familia cristiana es iglesia doméstica o iglesia del hogar”.
  10. “Entonces Dios te entregó todos estos mandamientos” (Éxodo 20:1) ¿Qué
    mandamiento te resulta más difícil? ¿Eres demasiado indulgente o duro contigo
    mismo? A veces, un cónyuge puede ser una ventana a tu alma y conocerte incluso
    mejor que tú. ¿Te atreves a pedirle su opinión?
  11. ¿Uno o ambos están jubilados? Puede ser una bendición y un desafío. Hay tiempo
    extra, pero quizás las limitaciones físicas estén aumentando. ¿Qué es lo que más te
    gusta de estar jubilado? ¿Qué es lo que menos te gusta?
  12. Así como Jesús se transfiguró y se apareció gloriosamente a Pedro, Santiago y
    Juan (Mc 9, 2-10), así también el amor al cónyuge puede sacar lo mejor del otro.
    Recuerde por un momento el día de su boda y la maravilla de verse vestidos de
    esplendor.
  13. El amor es mucho más que modales, pero ser caballeroso o amable puede reavivar
    un matrimonio que se está volviendo demasiado aburrido. Un marido tiene la
    costumbre de saltar al baño, al estilo Superman, con una toalla para saludar a su
    esposa después de la ducha. Puede que sea una tontería, pero sigue siendo encantador.
  14. ¿Cuál es tu oración o Escritura favorita? ¿Sabes cuál es el de tu cónyuge? ¿Por qué
    no decirlo juntos esta noche?
  15. Probablemente ya hayas decidido a qué renunciarás o qué harás durante la
    Cuaresma, pero ¿has pensado en cómo puedes observar la Cuaresma con tu cónyuge?
    Aquí hay algunas ideas para comenzar. https://www.foryourmarriage.org/getting-
    ready-for-lent/
  16. Resiste la tentación de comprar algo nuevo esta semana. Haga que cada miembro
    de la familia elija una posesión para regalar durante la Cuaresma. Considere juguetes,
    libros o objetos usados en buen estado que necesitan encontrar un nuevo hogar.
  17. Las parejas casadas son ministros mutuos del Sacramento del Matrimonio. ¿Cómo
    se ayudan unos a otros en su vida diaria? ¡No olvides orar por todas las gracias de tu
    sacramento!
  18. Cuenta la leyenda que San Patricio expresó el misterio de la Trinidad a través del
    símbolo del trébol. El matrimonio también es así: la unidad del marido, la esposa y
    Dios. La paternidad es otro ejemplo de cómo 1 +1 = 3. ¡Cuán contradictoria pero
    verdadera es nuestra fe!
  19. Consejo de Fighting Fair: Evite el fregadero de la cocina. Esto no significa que no
    se pueda discutir en la cocina, sino más bien ceñirse al tema. En las discusiones,
    cuánto más claro y directo se sea mejor.
  20. “Si hoy oís su voz, no endurezcáis vuestro corazón” (Sal 95:8) ¿Endureces tu
    corazón contra Dios o contra tu cónyuge? Ora hoy por tener ternura de corazón hacia
    tu amado/a, incluso cuando él/ella repita un hábito molesto para ti.
  21. El 20 de marzo marca el equinoccio de primavera. Con el inicio de la Primavera
    nuestra tierra se renueva. Aprenda algo nuevo sobre su cónyuge hoy, sin importar
    cuánto tiempo lleve casado.
  22. “A menos que el grano de trigo caiga a la tierra y muera, quedará sólo un grano de
    trigo; pero si muere, da mucho fruto” (Jn 12,24) ¿Ha muerto alguien cercano a ti que
    haya enriquecido tu vida? La pérdida siempre es dura, pero tener un cónyuge con
    quien compartirla la hace soportable.
  23. Comparte un recuerdo de la infancia. ¿Quién era tu mejor amigo o tu materia
    favorita en la escuela? ¿Lo que en ese momento parecía una crisis pero que finalmente
    pudiste superar u olvidar? Hablen de ello.
  24. “En una familia no hay que buscar muy lejos para encontrar la cruz que cargan”.
    ¿Quién en tu familia parece tener hoy la misión de purificarte, enseñarte a tener
    paciencia o desafiarte? ¿Qué cruz traes a los demás de tu familia?
  25. ¿Está usted o alguien que conoce en un matrimonio con problemas? No tiene que
    vivir en dolor; Hay personas que le ayudarán a trabajar para lograr un mejor
    matrimonio. Muchas parejas han logrado volver a tener matrimonios satisfactorios y
    más fuertes. Consulte The Third Option o Retrouvaille para empezar.
  26. En medio de la Cuaresma, algunas parejas sufren la ausencia de no haber podido
    concebir. Ora por ellos y agradece a Dios por el regalo de tener a tus hijos.
  27. “Dios no ve como un hombre… el Señor mira el corazón” (1 Sam 16:7) ¿Miras tú
    el corazón de tu cónyuge? ¿Les dejas mirar el tuyo? Aprecia la oportunidad de ir más
    allá de las apariencias con la persona que amas.
  28. Aunque tu amado es guapo o hermoso para ti, muchos hombres y mujeres están
    insatisfechos con su cuerpo: es demasiado pesado, demasiado delgado, demasiado
    viejo, demasiado débil. Aunque el amor no depende de las apariencias, cuidar de uno
    mismo es un regalo para el cónyuge.
  29. El matrimonio es más fácil si ambos son de la misma fe. Aún así, las parejas
    interreligiosas a veces logran una comprensión más profunda de su fe cuando se la
    explican a sus seres queridos y aprenden sobre otra religión.
  30. “Padre, perdónalos; porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:34) ¿Necesitas pedir
    perdón a tu cónyuge? Quizás necesites ofrecerlo. Si no hay nada reciente que
    perdonar, perdona a alguien a quien le guardas rencor.
  31. Las flores están floreciendo y la naturaleza se ve verde. Un cambio de estación
    puede mejorar tu estado de ánimo y refrescar tu perspectiva. Reduzca la velocidad
    para deleitarse hoy con la belleza de esta temporada primaveral, que está por llegar.

LA OSADÍA DE LA JUVENTUD (Luis Ernesto Hernández Aguirre )

Vuela alto juventud osada.
No sientas miedo por conquistar los riscos,
subir como rayo desde la hondonada
ocupa veloz y ágilmente tu sitio,
que para esto te fueron dadas las alas
capaces de penetrar con el rugido
del sonoro clamor de la vida santa
los amarres del pecado y sus suplicios.

Decía Anacleto González Flores, Beato mexicano y prohombre de la paz en tiempos de la persecución religiosa, que el verdadero cristianismo no se encuentra ni en la cobardía, ni en la pusilanimidad como muchas veces se ha querido presentar a la fe, sino en el arrojo de los valientes, en la osadía de los que se atreven a desafiar el statu quo, y esto no es ningún discurso revolucionario, sino la simple imitación de Cristo maestro.

Hoy la juventud se enfrenta ante la misma pregunta que siempre se ha hecho la humanidad, sin embargo, con mucho menos elementos o más ruido para poder responderla de manera personal y certera: ¿cuál es el sentido de la vida?

Y si muchas generaciones tuvieron más o menos certeza a estas respuestas, ya sea enseñados por sus padres o por la sociedad, asumiendo una serie de valores, roles o metas que se planteaban como buenas y deseables; hoy los jóvenes se hayan desorientados ante la cantidad de discursos contradictorios, hedonistas, nihilistas y profundamente ignorantes.

En algún tiempo se debatían las ideas con otras ideas, y se podía acusar a unas u otras de erróneas; hoy ni siquiera existen esas ideas, solo se plantea la nada, la inmediatez, la superficialidad, la ignorancia absoluta como el medio más “seguro” de transitar en la vida sin mayor problema.

Hoy ni siquiera el ideal materialista se presenta a los jóvenes como meta, dónde el tener fuera, aunque equivocadamente el sentido de la vida, ni siquiera el tener, poseer o crear se convierte en la respuesta a la interrogante.

Una meta trascendente, un actuar que deje huella en los demás o uno mismo, ya no se presentan como opción para los jóvenes, entonces nos preguntamos ¿Qué se les presenta como ideal de vida?

Hoy se les presenta simplemente la vivencia de experiencias sensoriales cada vez más intensas que hagan una concatenación de exacerbación de los sentidos, un embotamiento de realidad que derive en una salida a la misma realidad.

Es entonces en el que drogas cada vez más fuertes, sexualidad sin límites y el disfrute de los sentidos se plantea como sentido de la vida de los jóvenes, despojándolos de cualquier liga o raíz con su pasado, con sus antepasados, con su cultura, con sus valores y, por ende, también de su futuro.

Es entonces cuando adquieren sentido las palabras de Anacleto, en el que hablando de la juventud dice: “La juventud es bella y radiante como la estrella que brilla en el oriente al amanecer, hechiza a los que la poseen y a los que la han perdido. Es una embriaguez de ensueño y de ilusión que produce el vino fuerte y oloroso del odre rebosante de la vida”.

Hoy los jóvenes, y no me refiero solamente a los que son nuevos en edad, sino a los que se mantienen jóvenes de corazón, debemos volver a la osadía, a la belleza del riesgo, a ese riesgo que Jesús abrazó en la cruz para salvar a la humanidad, es preciso que cada familia y cada joven, se abracen a la vida cristiana como el mayor acto de osadía en este siglo 21.

Y se preguntarán entonces ¿Cómo me abrazó a este ideal del cristianismo valiente?. Así como empezó la historia de Jesús: con nada. El carpintero anduvo por las calles de Jerusalén y no tenía más herramientas que su palabra y a partir de ese momento se han conjurado contra Él todos los riesgos de la vida, de la política, del pensamiento, de la palabra, de la guerra y de la historia.

Es preciso como dice el poema, abrir las alas adormiladas de nuestra juventud, aguiluchos criados como aves de corral, seres creados para abatir los abismos que no se dan cuenta que tienen alas, porque no es poco atreverse a afrontar los riesgos de ser santo.

Vuela alto juventud osada
Que otras avecillas están en sus nidos,
conteniendo temerosas la esperanza
por atravesar las nubes y sus brillos,
ansían alzarse del suelo que abraza
para encontrar en el riesgo su destino,
escuchando la voz que a Lázaro hablara:
“Levántate, anda y encuentra tu camino”.

Creo que mi hijo/a padece problemas de salud mental. ¿Qué hago?

Por Verónica López Salgado

“El hombre está hecho para la felicidad. Por tanto, vuestra sed de felicidad es legítima. Cristo tiene la respuesta a vuestra expectativa. Con todo, os pide que os fiéis de él. La alegría verdadera es una conquista, que no se logra sin una lucha larga y difícil. Cristo posee el secreto de la victoria”.[1]

~San Juan Pablo II

Es este discurso del muy querido santo a los jóvenes del mundo, San Juan Pablo II resalta la enseñanza de Jesús explicada en las bienaventuranzas (Mateo 5, 3-12), afirmando que solo se puede alcanzar la felicidad con Cristo: “caminando con Cristo es como se puede conquistar la alegría, la verdadera alegría”.[2] Efectivamente, Dios nos creó para ser realmente felices y el secreto está en Cristo. Pero ¿qué sucede cuando nuestros hijos – específicamente nuestros hijos adolescentes y jóvenes adultos – padecen conflictos que los hacen sentirse infelices e incapaces de reconocer tal felicidad en Cristo?

Inmediatamente, como padres y fieles católicos, nuestra primera respuesta suele ser buscar apoyo en nuestra fe, quizá en la dirección espiritual. Y aunque esta solución es totalmente válida, importante y necesaria, es imperativo observar cuándo es imprescindible buscar ayuda profesional de salud mental, como la terapia con un psicólogo, por ejemplo. ¡Es erróneo pensar que esto va en contra de nuestra fe católica! Ese es un estigma que debe llegar a su fin. Es más, actualmente existe más apertura y conocimiento sobre los métodos católicos para tratar los problemas de salud mental. De hecho, una buena comunicación y balance entre la salud espiritual y mental es recomendable porque la salud mental forma parte integral del desarrollo fundamental de todo ser humano.

La salud mental es tan esencial que los obispos de California durante una conferencia en 2018, insistieron en la importancia de  eliminar el estigma y estrechar los lazos entre la fe y la medicina.[3] Como padres católicos, prestar atención a la salud mental de nuestros hijos es vital. Si estás leyendo esto es porque te importa y estás buscando ayuda para tu hijo/a. Continúa leyendo para encontrar algunos recursos útiles, prácticos y fiables para quienes se enfrenten a esta situación. Si piensas que tu hijo/a puede estar sufriendo problemas de salud mental, o que quizás, estos problemas ya existentes,  están tornándose en una posible enfermedad, este artículo te ayudará a saber qué signos y síntomas observar, cómo hablar con tu hijo/a, y cómo obtener ayuda.

¿Qué son las enfermedades de salud mental?

De acuerdo con la Clínica Mayo, las enfermedades de salud mental también son conocidas como “trastornos de salud mental”, y se refieren “a una amplia gama de afecciones de la salud mental, es decir, trastornos que afectan el estado de ánimo, el pensamiento y el comportamiento”.[4] Hay condiciones que son pasajeras y que muchas personas las experimentamos de vez en cuando, como el estrés. Mientras que las enfermedades o trastornos mentales son permanentes y afectan la habilidad de funcionar día a día.

Algunos ejemplos son la depresión, los trastornos de ansiedad, los trastornos de la alimentación y los comportamientos adictivos. Estos pueden afectar la capacidad de las personas para funcionar normalmente en la vida cotidiana porque afectan a las emociones, los pensamientos y las conductas en la escuela, el trabajo y en las relaciones interpersonales.

Signos y síntomas

De acuerdo con la Clínica Mayo, algunos ejemplos de síntomas y signos de una enfermedad mental son:

  • Sentimientos de tristeza o desánimo
  • Pensamientos confusos o capacidad reducida de concentración
  • Preocupaciones o miedos excesivos o sentimientos intensos de culpa
  • Altibajos y cambios radicales de humor
  • Alejamiento de las amistades y de las actividades
  • Cansancio importante, baja energía y problemas de sueño
  • Desconexión de la realidad (delirio), paranoia o alucinaciones
  • Incapacidad para afrontar los problemas o el estrés de la vida diaria
  • Problemas para comprender y relacionar las situaciones y las personas
  • Problemas con el uso de alcohol o drogas
  • Cambios importantes en los hábitos alimentarios
  • Cambios en el deseo sexual
  • Exceso de enojo, hostilidad o violencia
  • Pensamiento suicida

¿Cómo hablar con tu hijo/a si notas alguno de estos signos y síntomas?

El amor a nuestros hijos se expresa de diversas maneras. Una de ellas es la comunicación constante y respetuosa. Si has notado cambios graves o repentinos en las emociones, comportamientos y pensamientos de tu hijo/a, comunícate con él/ella con honestidad, claridad y sobre todo con mucha empatía y comprensión. La Clínica Mayo señala que a veces “los síntomas de un trastorno de salud mental aparecen como problemas físicos, como dolor de estómago, dolor de espalda, dolores de cabeza u otros dolores y molestias inexplicables”. [5]

Si este es tu caso, hazle saber a tu hijo/a tu preocupación y juntos busquen la ayuda de un profesional de salud mental calificado. Si tu hijo/a no quiere o se niega a hablar contigo, puedes buscar a un amigo, otro familiar, un sacerdote, religioso/a, etc. que pueda entablar una conversación con tu hijo/a. El siguiente paso será buscar ayuda profesional.

¿Cuándo y cómo obtener ayuda de un profesional de salud mental?

Si observas alguno de estos signos y síntomas, ya has hablado con tu hijo/a y has buscando quien hable con él/ella, entonces es momento de buscar ayuda profesional, si lo crees prudente. Sin embargo, si tu hijo/a tiene pensamientos suicidas o ha intentado hacerse daño, no lo dudes y busca ayuda de inmediato.

  • Llama al 911
  • Llama a tu médico o proveedor de salud primaria
  • Ponte en contacto con un sacerdote o alguien de confianza en tu comunidad parroquial

Existen varios proveedores de atención de la salud mental. Un primer diagnóstico o consulta arrojará luz hacia qué proveedor necesitará tu hijo/a.

  • Psiquiatra
  • Psicólogo
  • Psicoterapeuta
  • Enfermera psiquiátrica
  • Consejero profesional licenciado
  • Terapeuta matrimonial y familiar
  • Asesor profesional con licencia
  • Trabajador social clínico con licencia

Recursos útiles, prácticos y fiables

  • Para informarte acerca de las causas, los factores de riesgo, las posibles complicaciones y la prevención de problemas de salud mental, visita:

Clínica Mayo

  • Para informarte acerca de cómo se lleva a cabo un diagnóstico y tratamiento de una enfermedad mental, visita:

Clínica Mayo

  • Para saber cómo reconocer cuándo hay un problema de salud mental, visita:

USAGov en Español

  • Para informarte acerca de la ansiedad en niños  pequeños, lee:

Niños con ansiedad: por qué es tan importante el diagnóstico temprano

  • Para informarte sobre la salud mental en la comunidad latina, visita la Alianza Nacional de Enfermedades Mentales:

National Alliance on Mental Illness

  • Para saber cómo encontrar el proveedor de salud mental adecuado para tu hijo/a, visita:

Clínica Mayo

  • Para leer sobre cómo realizar un chequeo de tu salud mental y emocional, lee este artículo escrito por la doctora Sue Baars, consejera profesional titulada. Además terapeuta familiar y matrimonial en Irving, Texas (EE. UU.), donde ejerce en su consulta privada, In His Image Christian Counseling.

Haz un cheque de tu salud mental y emocional

  • Para leer sobre algunas formas para cuidar de la salud mental, lee:

6 medidas para tu salud mental

  • La fe y la medicina no están peleadas la una con la otra. Si tu hijo necesita un psicoterapeuta, te recomiendo leer sobre el instituto católico de psicoterapia, Catholic Psych Institute. Este instituto fue fundado por un doctor católico especializado en psicología. Cuentan con psicoterapeutas bilingües y su misión es: Crear un nuevo estándar para la salud mental y el bienestar en la Iglesia Católica, proporcionando servicios y recursos basados en la integración de la antropología católica, fiel con la ciencia psicológica sólida para ayudar a las personas a convertirse en lo que Dios quiso que fueran. Visita:

Catholic Psych Institute

¡Gracias por leer y por el amor y preocupación hacia tu hijo/a! No estás solo.

“La búsqueda de la felicidad”, afirma el Papa Francisco, es algo común en todas las personas, de todos los tiempos y edades” porque ha sido Dios quien ha puesto “en el corazón de todo hombre y mujer un deseo irreprimible de la felicidad, de la plenitud”.[6]

[1] Ver XVII JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD, FIESTA DE ACOGIDA, DISCURSO DEL SANTO PADRE. Toronto. Jueves 25 de julio de 2002. https://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/speeches/2002/july/documents/hf_jp-ii_spe_20020725_wyd-address-youth.html

[2] Ibid.

[3] Ver https://www.cacatholic.org/article/california-bishops-issue-major-statement-mental-health

[4] Ver https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/mental-illness/symptoms-causes/syc-20374968

[5] Ibid.

[6] Ver https://www.vaticannews.va/es/vaticano/news/2019-03/papa-francisco-jornada-mundial-felicidad.html

Oración por las mujeres embarazadas

Oh Madre Santa, recibiste la buena nueva de la encarnación de Cristo, tu Hijo, con fe y confianza. Concede tu protección a todas las embarazadas que enfrentan dificultades. Guíanos en nuestro esfuerzo por hacer de comunidades nuestras parroquiales lugares de acogida y asistencia para las madres necesitadas. Ayúdanos a convertirnos en instrumentos del amor y la compasión del Dios bondadoso. María, Madre de la Iglesia, ayúdanos a crear la cultura de la vida y la civilización de amor, junto con todas las personas de buena voluntad, para alabanza y gloria de Dios Creador, y amante de la vida.

Amén.

ENERO 2024 – Consejos Para la Vida en Pareja

1.     Auténtico, vulnerable, honesto, atento: estas son las marcas de una comunicación eficaz dentro del matrimonio. ¿Analiza dónde tiene éxito tu comunicación y dónde no?

2.     Comunica las emociones que sientes cuando surgen conflictos en tu matrimonio. Nombrar la emoción ayuda al otro a comprender lo que sucede en su interior; y también ayuda a entenderse.

3.     Nunca termines el día sin agradecer a Dios por tu cónyuge. Es el regalo más grande que te ha dado tu creador.

4.     En tiempos alegres, tendrás gratitud; pero será en los momentos difíciles en los que los reproches te atormentarán. No olvides que Dios siempre está con vosotros y que os acompaña en cualquier situación.

5.     La comunicación asertiva es muy importante con tu pareja. Considera la diferencia en este ejemplo: “¡Nunca me prestas atención!” versus “Me siento olvidado por ti”. En lugar de iniciar una pelea y acusar, abre un diálogo.

6.     Evita los mensajes directos en las redes sociales. Por muy inocentes que puedan parecer esos mensajes privados con una persona del sexo opuesto, normalmente no terminan inocentemente.

7.     Las afirmaciones son muy fáciles de hacer y construyen la pareja: “la cena estuvo maravillosa”, “eres un gran padre”, “te ves genial hoy”, “Me encanta lo creativo/a que eres”, etc., Esto fortalecerán tu matrimonio.

8.     Coherederos de la vida de gracia (1 Pedro 3:7): ¿tratas a tu cónyuge como a tu igual, coheredero de la gracia de Dios o como siervo e inferior? Reflexiónalo

9.     Ten cuidado con la tentación de ganar al discutir. Lo importante no es tener razón, ni ganar, sino que el otro sepa que has escuchado y comprendido su perspectiva.

10.  A veces, cuando ves un problema serio en tu matrimonio, te asusta decir algo al respecto. Pero los problemas que permanecen en la oscuridad sólo se hacen más grandes. ¡Ponlo a la luz cuanto antes!

11.  Comienza el día orando por tu cónyuge y pidiéndole a Dios la gracia de ser el esposo/a que él te ha llamado a ser y que tu cónyuge merece.

12.  La mejor manera de amar a tu cónyuge es crecer tú mismo en virtud. Sólo quien se posee a sí mismo puede amar a otra persona plenamente.

13.  A veces hay que podar el amor. Las cosas que te distraen de tu matrimonio y de tus hijos deben ser eliminadas… o de lo contrario, siempre te quedarás con las sobras.

14.  No tomes a la ligera que eres una fuente de gracia para tu cónyuge. Dios se revela a tu cónyuge a través de tus palabras, de tu misericordia, de tus actos de amor.

15.  Nunca olvides que tu cónyuge puede ser también una fuente de gracia para ti. Quizás lo que él o ella está diciendo o haciendo sea realmente la acción del Espíritu Santo en tu vida. Dios está hablando; ¡escúchalo!

16.  El cielo es la meta de tu matrimonio. ¿Has actuado hoy por el bien eterno de tu cónyuge?

17.  Tu parroquia debe ser un pilar en la vida de tu familia. Si les enseñas a tus hijos a amar y ser parte de una comunidad parroquial, a ellos también les encantará ser católicos y su fe perdurará.

18.  Rodéate de buenos amigos católicos y que estén casados. Sólo aquellos que conocen a Dios personalmente, pueden ayudarte a acércate a Él y crecer como pareja

19.  Sorprende hoy a tu cónyuge con algo espontáneo: un acto de servicio, una llamada telefónica inesperada, un pequeño obsequio o una cena especial. El esfuerzo por romper con la rutina es una prueba constante de amor.

20.  El matrimonio es una vocación de Servicio. Dios te ha llamado a estar casado. Confía siempre en que, sin importar lo que esté sucediendo en tu vida, Dios lo está usando para purificarte, perfeccionarte y santificarte.

21.  “Te amaré y te honraré todos los días de mi vida”. Esa fue la promesa que te hicieron en tu boda, tal vez mientras contenías una lágrima. Hoy funciona como un examen de conciencia: “¿Te amé hoy? ¿Te honré hoy?

22.  Una gracia del Sacramento del Matrimonio es que : “Cristo habita con los esposos”. Eso significa que, ya sea que estés experimentando alegría o tristeza, no estás solo. Jesús está a tu lado.

23.  Una gracia del Sacramento del Matrimonio también es que : “Cristo da a los esposos la fuerza para tomar sus cruces y seguirlo”. Ese sufrimiento en tu matrimonio a veces, es la cruz que Jesús ha elegido para ti.

24.  “Cristo da a los esposos la fuerza para levantarse después de haber caído”. La tentación es rendirse, tirar la toalla, aceptar que la relación está rota. ¡Pero sigue luchando, Jesús te ayudará!

25.  A veces sentimos que perdonamos el mismo pecado una y otra vez, pero al perdonar una y otra vez, estamos aprendiendo a amar como Jesús.

26.  El equipaje de tu cónyuge no es un obstáculo para amarlo. Ayudar a llevar esa carga es la forma en que Dios te llama a amar.

27.  “Cristo da a los esposos fuerza y amor sobrenatural”. Cuando sientas que tu amor se ha agotado, recuerda que el amor de Dios nunca se agota. Y Él lo comparte.

28.  Haz hoy algún pequeño acto de servicio para tu cónyuge. Será un simple recordatorio del propósito de tu matrimonio.

29.  Sentirse solo en el matrimonio es normal. También es una señal de que Dios te está llamando a profundizar en tu relación contigo mismo y con tu cónyuge. ¿Cómo podrías dedicar tiempo a hacer esto hoy?

30.  Antes de compartir tu opinión sobre algo, resume brevemente la opinión que expresó tu cónyuge. Te ayudará a tener una escucha activa.

31.  “Por favor”, “gracias”, “lo siento”, “te amo”. Estas palabras de cortesía se encuentran en todo matrimonio sano.

DICIEMBRE– Consejos Para la Vida en Pareja

TIPS SOBRE EL MATRIMONIO – Diciembre

  • Esposos, afronten todo – trabajo, escuela, obstáculos o victorias- como un equipo. Apóyense mutuamente en los momentos difíciles y compartan los momentos de éxito.
  • Nuestras familias son imperfectas, y las relaciones imperfectas a veces resultan en cortes y magulladuras. Pide la gracia de “perdonar nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”, y pide perdón a los que has herido.
  • Atesora cada momento con tu pareja. No sabemos ni el día ni la hora en que nuestro ser querido se irá al cielo.
  • Cuando todo lo demás falle, ESPERA. Cuando las cosas no vayan bien en tu matrimonio -y seguro que habrá días así-, dale tiempo. A veces necesitamos tranquilizarnos, consultarlo con la almohada (y con Dios) y despertarnos con sentimientos más positivos.
  • “Y se transfiguró delante de ellos” (Mt 17,2). Incluso en la tierra, podemos vislumbrar la gloria celestial con los ojos de la fe. Reza para que tú y tu esposo/a puedan ver la gloria del Señor en todos los aspectos de su vida.
  • ¿Cómo puedes ser un apoyo espiritual para otras parejas y familias que están teniendo dificultades?
  • El verdadero amor entre los esposos, que es imagen del amor de Cristo por la Iglesia, inspira a los esposos a buscarse continuamente para pedir consejo, afecto y afirmación. Anima hoy a tu esposo/a y recuérdale que estás ahí pase lo que pase.
  • ¿Los deportes u otras actividades recreativas te roban la atención de tu amado/a? Pregúntale si es así y haz los cambios necesarios en tu rutina.
  • Incluso si su matrimonio va bien, consideren la posibilidad de ir a un retiro de parejas juntos.
  • ¿Cuál ha sido un punto bajo en tu relación con tu amado/a? ¿Cómo lo superaste? Si todavía estás pasando por un momento difícil, pide ayuda – a tu cónyuge, a Dios, o a un consejero (no hay que avergonzarse de ello).
  • El tiempo que pasas con tu esposo/a es muy valioso. Intenta estar realmente presente para él/ella alejándote de las redes sociales y otras tecnologías tanto como sea posible.
  • El amor y el respeto mutuos son las características de un matrimonio cristiano. ¿Tiene tu matrimonio el amor y el respeto como principios fundamentales?
  • Empieza y termina cada día dando gracias a Dios por permitir que tu marido/mujer esté en tu vida.
  • “¡Dichosos, más bien, los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!” (Lc 11,28).  Vayan a Misa juntos y pidan a María que les ayude a amar cada vez más a Dios y a los demás.
  • Los niños aprenden primero lo que es el amor al ver a sus padres darse amor. Recordemos dar un buen ejemplo a los niños para que aprendan lo que es realmente el amor.
  • No dejes de acudir a Dios y alabarlo aun cuando tengas problemas en tu familia y en tu vida.
  • Empéñate hoy en animar a tu esposo/a. Las palabras de afirmación son un símbolo de esperanza y amor.
  • La etapa del “enamoramiento”, aunque hermosa e insustituible, puede desvanecerse en el matrimonio con el pasar de los años. El verdadero amor duradero es producto de la intencionalidad, la elección y el sacrificio. La muerte de Jesús en la cruz es una prueba de ello.
  • Dios se nos revela de maneras misteriosas. ¿Cuáles son algunas de las formas en que Dios se ha revelado a ti y a los miembros de tu familia en el último año? Contempla y toma nota de ellas con tu pareja.
  • Cuando te sientas frustrado, el silencio puede ser a veces la mejor alternativa. Piensa antes de hablar y tómate tu tiempo para decidir cuál es la mejor manera de responder a tu esposo/a.
  • “Quien se alaba será humillado, quien se humilla será alabado” (Mt 23,12). Porque María se humilló, es coronada Reina del Cielo y de la Tierra. ¿Cómo puedes mostrar humildad a tu esposa el día de hoy?
  • Si tú y tu familia atraviesan momentos económicos difíciles, no desesperes. Dios proveerá. Confía en Él para cuidar de tu familia.
  • Predica el Evangelio en tu hogar, pero también vívelo. Como matrimonio, tus hijos necesitan verte vivir cada día el Evangelio.
  • En medio de las discusiones, luchen contra el problema y no contra su esposo/a. Recuerden que como matrimonio están en el mismo equipo.
  • En pareja, consideren la posibilidad de tomarse unas vacaciones rápidas solos para “recargar las pilas”. Toda estrategia es buena para reforzar el amor.
  • Enseña a tus hijos la importancia de la Eucaristía. Asegúrate de que tu familia está siempre preparada para recibir la Eucaristía en la misa.
  • Santa Mónica rezó por la conversión de su hijo San Agustín, y fue escuchada. Reza con confianza por la conversión de tus amigos y familiares separados de la Iglesia.
  • San Juan Bautista fue mártir del matrimonio (cfr. Mt 14,3-12). ¡Que tengamos el valor de defender -y vivir- el verdadero significado del matrimonio!
  • Dedíquense tiempo de calidad el uno al otro. Salgan de paseo como novios.
  • Escuchar de verdad no es tarea fácil. Sin embargo, escuchar es una parte esencial de la comunicación en el matrimonio.
  • Encontremos siempre el diálogo entre nosotros. ¡Que nunca nos falte la comunicación!

SEPTIEMBRE – Consejos Para la Vida en Pareja

POR TU MATRIMONIO

TIPS SOBRE EL MATRIMONIO – SEPTIEMBRE 2023

 

  1. Cuidar de tus hijos a veces significa dejar de dedicarle tiempo a tu matrimonio. Cuidar la relación de pareja es beneficioso para los niños. Si quieres una familia feliz, que tu matrimonio sea también una prioridad.
  2. Sorpréndanse como marido y mujer de vez en cuando con café, dulces o flores. Por mencionar algunos ejemplos. Es una bonita forma de demostrar que piensan el uno en el otro.
  3. “Entonces Jesús dijo a los discípulos: El que quiera seguirme que se niegue a sí mismo, cargue con su cruz y me siga” (Mt 16, 24). Nunca tenemos que llevar solos nuestras cruces. Acude a Cristo y permite que tu esposo/a te ayude a cargar también tu cruz.
  4. Puedes tener razón o estar felizmente casado/a. El matrimonio a menudo implica aprender (o que te digan) cuando estás equivocado/a. Aceptar humildemente esto cuando es cierto refuerza el vínculo en pareja.
  5. La relación con otros miembros de la familia a menudo afecta a la vida matrimonial. ¿Cuáles son las bendiciones y los retos que han surgido en su matrimonio a causa de tu familia o la de tu esposo/a?
  6. “Porque donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, yo estoy allí, en medio de ellos”(Mt 18,20). Jesús está contigo en cada momento de tu matrimonio. No olvides hacerlo el centro de tu relación.
  7. Dedica tiempo para cultivar el amor que sientes por tu esposo/a. Los pequeños gestos diarios de amor y aprecio darán grandes frutos en tu matrimonio.
  8. Hoy la Iglesia celebra, entre otras, la Natividad de la Santísima Virgen María. María siempre confió en el Señor y en sus planes. Quédate tranquilo sabiendo que Dios  tiene un plan de vida para tu matrimonio y tu familia, ¡incluso cuando es difícil de entender!
  9. “Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único, para que quien crea en él no muera, sino tenga vida eterna” (Jn 3,16). El amor de Dios es un amor sacrificado. ¿Estás dispuesto a sacrificarte por tu amado/a?
  10. En momentos de tensión, recuerden el día de su boda, la luna de miel o los momentos de alegría. Puede ayudarles a poner las cosas en perspectiva.
  11. ¿Cuál es la flor o el aperitivo favorito de tu esposa? Sorpréndela esta semana con ese detalle.  ¡Qué no se apague la chispa!
  12. “No hagan nada por ambición o vanagloria, antes con humildad estimen a los otros como superiores a ustedes mismos” (Flp 2,3). La humildad es una gran ganancia en el matrimonio, que busca servir en lugar de ser servido. Abre tu corazón a las necesidades de tu esposo/a.
  13. La familia es una escuela de amor; busca oportunidades cada día para aprender un poco más a amar a tus seres queridos.
  14. ¿Tienes un crucifijo en un lugar notorio de tu casa? Ver el sacrificio de Jesús es un gran recordatorio del amor al que los esposos están llamados cada día.
  15. Hoy es la fiesta de Nuestra Señora de los Dolores. María conoció la tristeza, la pérdida y las dificultades. Pídele hoy ayuda para soportar con valentía las pruebas difíciles en tu matrimonio.
  16. Si llevan tiempo casados, ¿hay alguna pareja joven en su parroquia a la que podrían servir de mentores? Las parejas jóvenes suelen buscar guías confiables; es una bendición mutua.
  17. El matrimonio es una vocación: un llamado de Dios y un camino de santidad.
  18. Cuando recen en familia, hagan partícipes cada uno de los sentidos: enciendan una vela, contemplen el arte sacro o escuchen música. Nuestra fe sacramental puede acercarnos a Dios de diversas maneras.
  19. Escuchar con atención, le hace saber a la otra persona: “Me importa lo que dices; me importas tú”. Ayuda a que crezca el amor en el matrimonio.
  20. Prioriza el tiempo con buenos amigos que puedan fortalecer tu vocación matrimonial. Son las personas a las que podrás recurrir cuando se atraviese una mala racha.
  21. San Mateo respondió con un “sí” al llamado de Dios. Cada día, en nuestras familias, tenemos también la oportunidad de decirle “sí” a Dios y así acrecentar nuestra fe, esperanza y amor.
  22. Tus hijos aprenderán a amar no por el amor que tú les muestres, sino por el amor que le demuestres a tu esposo/a.
  23. Hoy celebramos la Memoria de San Pío de Pietrelcina, presbítero. Pidamos su intercesión para vivir matrimonios santos.
  24. Si uno de los dos está triste, enfermo o deprimido, ¿Qué suelen hacer para consolarse y ayudarse mutuamente?
  25. Un malestar o un dolor, una angustia o una molestia. ¿Qué puedes hacer? Ofrecerlo. Esta práctica espiritual tradicional de ofrecer nuestros problemas como una oración puede redirigir nuestra energía de nuestra propia tristeza al bien de otro. ¿Por quién puedes ofrecer tus problemas de hoy?
  26. Tienes que saber ceder (en los desacuerdos) en tu matrimonio. Los dos tienen que ceder. Una vez que te toque a ti y la próxima vez que le toque al otro.
  27. San Vicente de Paúl es conocido por su amor a los pobres. ¿Quiénes son los pobres, los solitarios, los olvidados de tu vida? Tu familia puede ser un regalo de amor para ellos.
  28. Los conflictos son inevitables en toda relación, pero la forma en que los afrontes ayudará o perjudicará tu matrimonio. Busca puntos en común y haz todo lo posible por escuchar y comprender el punto de vista de tu esposo/a.
  29. Hoy, en la fiesta de los Arcángeles, pide su protección sobre tu matrimonio y tu familia. San Miguel Arcángel, ¡defiéndenos en la batalla!
  30. Cristo murió por nosotros. Los esposos dan su vida cada día el uno por el otro, y los padres por sus hijos. ¡Sus sacrificios merecen la pena!

OCTUBRE – Consejos Para la Vida en Pareja

POR TU MATRIMONIO

TIPS SOBRE EL MATRIMONIO – OCTUBRE 2023

1- Nunca estés resentido cuando encuentres dificultades en tu matrimonio. En lugar de eso, dile a Dios: “¡Gracias, Señor, por esta oportunidad de sacrificarnos y aprender a amar como Tú!”.

2- Cada vocación es una llamada de Dios, una llamada al amor. Lo que significa vaciarnos nosotros para vivir de cara a los demás. ¿Cómo te “vaciarás” hoy por tu cónyuge?

3- Aunque te hayas casado con el amor de tu vida, cuya presencia te trae alegría, esa persona nunca podrá hacerte completamente feliz. La tristeza aguarda a aquellos que esperan que su matrimonio les haga la vida plena; sólo una relación con Dios puede lograr eso.

4- “Mis discípulos son tu regalo para mí”, oró Jesús a su Padre la noche antes de morir (Jn 17,24). Tu cónyuge y la familia son regalos de Dios, ¡y vale la pena luchar por ellos!

5- Nos sorprendemos cuando encontramos la cruz en nuestra vocación; pero la cruz es parte necesaria del amor. Abrázala y verás crecer tu amor.

6- Asistan a Misa juntos como familia. Participen en el sacrificio de Cristo, porque ese es el combustible que fortalece a una familia para sacrificarse unos por otros.

7- Un niño que ve a su padre arrodillarse ante Dios queda impactado. ¡El hombre más poderoso que conoce dobla la rodilla ante alguien aún más poderoso! Y planta una semilla de fe… ¡Qué gran ejemplo!

8- La amistad es la base de un matrimonio saludable. El día que asistimos a una boda a menudo escuchamos: “Hoy me caso con mi mejor amigo/a”. Recordemos que esa amistad durará sólo si compartimos todo con nuestra pareja.

9- La infidelidad física comienza como una infidelidad emocional. Ten cuidado con la tentación de compartir lo más profundo de tu alma con alguien del sexo opuesto que no sea tu cónyuge. Comienza inocentemente; pero no terminará así.

10- ¿Crees que Dios está ausente durante tu lucha matrimonial? Él está al otro lado de la cruz, llevándola contigo e invitándote a amar como Él ama.

11- La próxima vez que te sientas abrumado por la sencilla belleza de tu vida familiar, cuando sientas que perteneces y eres amado, recuerda: ¡es sólo una pequeña muestra del amor y la pertenencia del cielo!

12- “Te amaré y te honraré todos los días de mi vida”. Esa fue la promesa que te hicieron y que hiciste en tu boda. Hoy puedes usarla como examen de conciencia: “¿Te amé hoy? ¿Te honré hoy?”. Es una buena práctica.

13- Nos enamoramos y esa sensación de sentir mariposas en el estómago se ha ido. Sí así es, con el tiempo la química baja su intensidad en el amor. Pero el amor no es un sentimiento, es una elección. ¡Elige amar y las encontrarás de nuevo!

14- ¿Estás peleando de nuevo y te estás desanimando? Piensa que cuando tu piel esté arrugada y tu cabello gris, recordarás esta pelea, te reirás y dirás: “¡Incluso los tiempos difíciles valieron la pena!”

15- San Pablo nos desafía. Dice que, en el matrimonio, los cónyuges están llamados a amarse unos a otros como Cristo amó a la Iglesia y se entregó por ella (Ef 5,25). Cuando miro el crucifijo, ¿mi amor conyugal se parece a Su amor?

16- “Estoy cansado”- piensas-. La vida familiar es exigente. Y parece que nunca tendré un descanso. ¿Cuánto tiempo podré seguir así?”; Siempre y cuando lo hagas por amor a Dios.

17- Mientras un padre sostiene a su bebé recién nacido por primera vez, tiene una idea aterradora: “Mi relación con este niño afectará para siempre mi comprensión de lo que significa llamar a Dios ‘Padre’”. Tienes razón: papá, tu responsabilidad es inmensa.

18- Cuando se sufre en el matrimonio, el divorcio puede parecer un escape feliz, una medicina mágica que quita el dolor. No creas en ese sueño. El sufrimiento al otro lado del divorcio es aún peor.

19- “Habéis guardado el buen vino hasta ahora”, dijo el mayordomo a los esposos después de que Jesús convirtió el agua en vino en su banquete de bodas (Jn 2,10). Tenemos miedo de permitir que Dios entre en nuestro matrimonio. Pero su presencia siempre trae algo aún mejor.

20- Cuando esperamos que nuestro matrimonio nos haga felices, tenemos una expectativa poco realista. ¡Solo Dios puede hacerte feliz! El resentimiento está al alcance de la mano cuando esperamos que un ser humano, como nuestro cónyuge, proporcione lo que sólo Dios puede darnos.

21- San Juan de la Cruz le dijo una vez a una monja que luchaba en su comunidad religiosa: “Donde no hay amor, pon amor, y allí encontrarás amor”. Esto funciona tanto para monjas como para parejas casadas.

22- Ha sido un largo día. Al entrar en casa, deja el estrés afuera, no lo traigas contigo. En lugar de esto, ingresa con una sola pregunta en mente: “¿Cómo puedo servir a mi familia hoy?”.

23- El Catecismo dice que a través del sacramento del matrimonio, “Cristo habita con los esposos cristianos” (párr. 1642). ¿Recuerdas esto en tus alegrías y tristezas de la vida cotidiana?

24- ¿Quién dijo que el matrimonio sería fácil? Pequeña es la puerta y angosto el camino que lleva a la vida (Mt 7,14). Es un camino difícil, pero Jesús lo está recorriendo contigo. Habla con él al respecto.

25- Reza con tu cónyuge todos los días. Reza en voz alta. Al principio será incómodo; pero, con el tiempo, descubrirás que conduce a una intimidad y una comunicación preciosa y mucho más profunda entre vosotros.

26- Haz hoy algo espontáneo por tu cónyuge: un acto de servicio, una llamada inesperada, un pequeño obsequio, una cena especial… El esfuerzo que supone romper la rutina diaria es una gran prueba de amor.

27- Ten cuidado con ese deseo de escapar de una conversación incómoda con tu cónyuge. No lo evites: sé el primero en sacar el tema. ¡Sé valiente, sé un héroe! Tu cónyuge también necesita tener esa conversación incómoda.

28- Aceptar a tu cónyuge no significa estar ciego ante sus defectos. Significa reconocer tanto lo bueno como lo malo, y luego demostrarle que de todos modos vale la pena amarlo.

29- No cedas a ese espíritu de desánimo cuando las cosas se pongan difíciles en el matrimonio. Dios siempre está con vosotros y nada es imposible para Él.

30- El desierto es el lugar donde crece el amor y el compromiso. Nunca cedas ante el miedo cuando sientas que tu amor se ha secado. El amor ahora debe ser una elección, pero esa elección ensanchará tu corazón.

31- Piensa en los grandes santos que estuvieron casados. ¿Qué los hizo santos? ¿Crees que nunca lucharon? Sí lo hicieron, pero eligieron seguir amándose todos los días. Éste es el verdadero camino de la santidad.