BLOG   |   BOLETIN   |   CONTACTO   |   FACEBOOK
Últimos artículos
¿Dónde estamos?
Altibajos en el camino: cuando la burbuja se rompe
Etapas de la vida matrimonial

 

 

Las marcas de nuestros padres y nuestra cultura

Las muchachas y los muchachos inconscientemente escogen como pareja personas similares a sus padres o madres o a los hombres y mujeres con los cuales se criaron.

Por Gelasia Márquez

Hay muchas teorías que tratan de explicar por qué elegimos y nos casamos con una persona y no con otra. ¿Elegimos porque se parece a nosotros? ¿Elegimos porque es distinto que nosotros y de esa forma nos complementan? La elección del compañero(a) es un proceso que ambas partes van haciendo, la mayoría de las veces a un nivel inconsciente. Tal vez el primer momento sea de una mera atracción física pero después, y según el grado de madurez de las personas, algunas parejas se interesan realmente por saber si son compatibles, es decir, por buscar los valores y características que comparten y que los pueden unir.

Ahora bien, cuanto más similitud existen en una pareja, más fuerte y mejor se establece la unidad y la mutua valoración entre ellos. Pues, como dice la Teoría Social de la Validación cuanto más coincidencia existe en valores, criterios, expectativas e ideales que comparten los miembros de la pareja, más se refuerzan la propia imagen y el propio valor de cada uno de ellos (Véase Valores en Común).

La búsqueda de esta similitud es algo que, según estudios, cada uno de nosotros realiza de forma inconsciente, pero regidos por los parámetros que traemos desde la niñez. Así, las muchachas eligen un compañero cuya forma de ser sea “similar” a la de los hombres de su casa, con los que se crió (padre, padrastro, hermano, primo, tío). De igual forma, el muchacho elige a una joven “similar” a aquellas que le ayudaron a desarrollar su definición de lo que es una mujer (madre, hermana, madrina, tía, prima).

Así mismo, las ideas acerca de las funciones y el papel que el hombre y la mujer deben tener dentro de un matrimonio las recibimos de lo que el medio ambiente y las tradiciones culturales nos enseñan al respecto. Por eso, cuando los miembros de una pareja crecieron y se educaron en ambientes culturales distintos, el proceso de ajuste entre ellos les supone más esfuerzo. Les exige que continuamente se pregunten entre sí el por qué de sus actitudes y se vean obligados a discernir de común acuerdo qué tipo de rol van a escoger dentro de su vida matrimonial.

El caso de Jennifer y Ángel, que pueden ver ilustrado en las viñetas Historias con un final feliz, puede servirles de ejemplo.

 

videos herramientas contacto boletin signup Eventos Recursos

For Your Marriage
A través de www.portumatrimonio.org, los enlaces a otros sitios web son proporcionados únicamente para la conveniencia del usuario. El USCCB no asume ninguna responsabilidad de contenido para estos sitios web, ni de organizaciones que patrocina.

Copyright © 2014, Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos.
3211 4th Street, N.E., Washington DC 20017-1194, (202) 541-3150, Se reservan todos los derechos.
Campaña Católica de la Comunicación