BLOG   |   BOLETIN   |   CONTACTO   |   FACEBOOK
Últimos artículos
¿Dónde estamos?
Altibajos en el camino: cuando la burbuja se rompe
Etapas de la vida matrimonial

 

 

Cuándo buscar consejería

Buscar ayuda profesional es un síntoma de madurez en la pareja.

Por Alba Liliana Jaramillo

Debemos saber que toda pareja pasa siempre por momentos de tensión, de malos entendidos, e incluso, de cambios de estado de ánimo por la misma presión actual de la vida moderna.

Pero cuando una pareja toca con frecuencia el tema de la separación o las tensiones y desacuerdos son permanentes y cada vez más difíciles de manejar, es necesario acudir a ayuda profesional. Si además esta ayuda se busca a tiempo, se podrán trabajar las dificultades inmediatas sin esperar hasta que los conflictos alancen dimensiones casi inmanejables.

Buscar ayuda profesional es un síntoma de madurez en la pareja pues significa que son conscientes que no siempre se pueden resolver las propia crisis y que una persona preparada para hacerlo, y desde fuera de la pareja, puede ver mejor y de manera objetiva el origen del conflicto. Para que este recurso dé el fruto esperado es importante tener en cuenta lo siguiente:

¿A quién recurrir por ayuda profesional?

  • Comienza por hablar con tu guía espiritual, el párroco o la persona encargada de la pastoral familiar de tu parroquia. Ellos de pronto pueden inicialmente saber si un “Retiro de parejas”, un “Encuentro Matrimonial, ” o algún programa de talleres de familia que ofrezca la diócesis les puede ayudar.
  • Si realmente necesitan de un profesional, busquen los centros universitarios o del condado que ofrezcan “asesoría o asistencia psicológica a parejas”. Entre los psicólogos hay además algunos que se especializan en terapia a parejas.
  • En muchos casos se comienza primero por una terapia individual, donde cada uno pueda expresar lo que siente y sanear sus propios conflictos para luego poder trabajar como pareja.

¿Cuál es la mejor actitud para una terapia de pareja?

  • Lo ideal es no llegar a la terapia con la idea de la separación sino abiertos a buscar siempre una oportunidad para mejorar la relación.
  • Es de esperarse igualmente que puedan asistir las dos personas. Pero a veces uno de los miembros de la pareja no está seguro que sea lo mejor o, peor aún, no lo considera necesario. Otras personas rehúsan la terapia porque no tienen claro el papel del psicólogo o terapeuta o porque hay muchos temores por verse confrontado en muchas cosas de las cuales se siente responsable.
  • Si a pesar de  intentar por todos los medios, una de las personas se rehúsa a asistir, aquella que si está convencida de la importancia de hacer una terapia, debe hacerlo pues si uno de los dos logra trabajar sus problemas, eso puede ser ya una primera forma de lograr ayuda para el otro. De hecho, cuando uno de los dos se permite ver las cosas desde otro ángulo, transmite al otro un mensaje positivo que no sólo ayudará a la relación sino que puede terminar influyendo en la actitud del otro y motivándolo a que también busque ayuda.
  • Si la separación es ya inminente, la terapia puede ayudarlos a elaborar el duelo o la separación de la manera menos traumática posible, sobre todo si hay niños de por medio.

¿Cuando entonces es necesario consultar?

  • Cuando los celos empiezan a ser insoportables e inmanejables y se convierten en un motivo constante de peleas.
  • Cuando hay infidelidad. Tal vez es una de las razones en que es urgente y necesario consultar por todo el daño que esto genera y las implicaciones emocionales que conlleva para la persona herida.
  • Cuando las relaciones con otros, como la familia política, los hijos, amigos, están interfiriendo de una manera inadecuada en la relación de pareja.
  • Cuando los problemas económicos se convierten en un bumerán permanente de conflictos e incomprensiones al interior de la pareja.
  • Cuando la sexualidad es motivo de insatisfacción para los dos, por ser rutinaria o por diferencias significativas en la expresión de la misma. O cuando es poco grata para uno de los miembros de la pareja, ya sea porque siente que su pareja no la respeta, o no la valora en su propia identidad sexual.
  • Cuando hay una enfermedad mental que está impidiendo una relación de pareja armónica.
  • Cuando hay violencia física o psicológica de uno de los miembros de la pareja o de ambos.
  • Cuando en la relación se empiezan a manifestar expresiones de frialdad, ironías, sarcasmos, con una frecuencia suficiente como para afectar la relación.
  • Cuando la comunicación está deteriorada hasta el punto de solo hablarse para la funcional o incluso manejar silencios y evasiones  prolongados. O por el contrario, cuando la comunicación se empieza a basar en palabras agresivas, insultos y humillaciones del otro.

Es importante tener presente que siempre se puede aprender a amar más y mejor y que la gracia de Dios pasa también a través de personas calificadas que puedan ayudarles. Una relación de pareja armónica y feliz, prolonga la vida, genera salud y bienestar físico y psicológico. ¡Por esta razón es conveniente buscar ayuda!

Más sobre el tema en Herramientas para la solución de conflictos y Las soluciones que buscas. Lecturas complementarias: Carlos Cuauhtémoc Sánchez, La última Oportunidad. Superación Personal y Conyugal. Ed. Selectas Diamante, 1994. Gustavo Salesman, Cómo llegar a obtener un matrimonio feliz.. Ed. San Pablo; Doris Helmering,  Cómo alcanzar la felicidad con su pareja: Una técnica para logar la armonía en su relación afectiva. Editorial Norma, 1988.

 

videos herramientas contacto boletin signup Eventos Recursos

For Your Marriage
A través de www.portumatrimonio.org, los enlaces a otros sitios web son proporcionados únicamente para la conveniencia del usuario. El USCCB no asume ninguna responsabilidad de contenido para estos sitios web, ni de organizaciones que patrocina.

Copyright © 2014, Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos.
3211 4th Street, N.E., Washington DC 20017-1194, (202) 541-3150, Se reservan todos los derechos.
Campaña Católica de la Comunicación